Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 26

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

¿Más o mejores canales de venta?

Parece una encrucijada vital, sobre todo cuando los consumidores presentan cambios radicales en su comportamiento. El primer estudio de E-commerce, a escala país, elaborado por Interactive Advertising Bureau Perú, reveló que más de cinco millones de peruanos realizaron una compra por internet; y que hay más de 16 millones de potenciales compradores online.

25/3/2019


Willard Manrique

Gerente General de Crosland Automotriz

Estamos frente a nuevas experiencias y cambios que para muchos serán una oportunidad.

El avance tecnológico y el creciente uso de internet hacen que las empresas sean más competitivas, lo que las obliga a adaptarse o a liderar experiencias que las conecten con el consumidor. La innovación tiene un papel fundamental en la búsqueda de mejores productos, servicios y experiencias; que van desde la conceptualización hasta el soporte y la reputación de marca. Todas las variables que enriquecen la experiencia del consumidor están en juego en cada interacción del comprador con nuestra empresa o marca.

¿Necesito actualizar mi página web? ¿Tengo que mejorar mi estrategia digital? Dos principios por tener en claro para obtener una estrategia de canales efectiva. El primero es que no debe haber un divorcio entre todos los canales de venta y atención.

Las experiencias off y online deben estar integradas. No son dos mundos paralelos, sino que forman parte de la misma experiencia del cliente. “Integración” entre los canales, ese es el punto de partida.

Los consumidores son “omnicanal”. ¿Qué más necesitamos saber? Un error común es seguir invirtiendo esfuerzos en estrategias comerciales para tener presencia en todos los canales posibles.

No debemos estar en cuanto canal esté disponible de forma disociada. La omnicanalidad ese es el segundo principio. Transformar nuestros procesos de forma que aseguremos una experiencia integrada, de modo que un cliente empiece una compra en un canal físico o presencial, y la termine en el digital; o viceversa. Lo que debemos evitar es la desconexión de la experiencia cuando el cliente cambie el tipo canal. El cliente es el mismo y nuestra empresa o marca también es la misma.