Tipo de cambio:

Compra: 3.235

Venta: 3.241


Año del Buen Servicio al Ciudadano
VIERNES 24

de noviembre de 2017

HURACÁN ARRASA CASAS E INFRAESTRUCTURA

‘Irma’ destruye todo a su paso por islas del Caribe

Un millón de personas reciben órdenes de abandonar costas de Florida y Georgia.

El poderoso huracán ‘Irma’ golpeó con violencia el Caribe, destruyendo a su paso casas, forzando la evacuación de miles de personas y dejando al menos diez muertos, mientras se encamina hacia EE. UU.

8/9/2017


Cabo Haitiano, Haití

AFP

Cerca de un millón de personas recibieron órdenes de abandonar áreas costeras de Florida y Georgia, en la mayor evacuación masiva en Estados Unidos en 12 años. “Será realmente devastador”, anticipó el director de la Agencia estadounidense de Gestión de Emergencias (FEMA), Brock Long. “Todo el sureste de Estados Unidos debe protegerse”.

Con ráfagas de viento de hasta 295 km/h, este huracán de categoría 5 –la más alta– arrasó pequeñas islas caribeñas como San Martín, donde el 60% de las viviendas quedaron inhabitables.

“Parece como si una podadora gigante hubiera descendido del cielo y pasado por la isla”, explicó Marilou Rohan, una vecina afectada, a la cadena NOS.

“Las casas fueron aplastadas. Las personas no tienen esperanza, se les ve en los ojos”, añadió Rohan, desde esta isla conocida por sus playas paradisíacas y dividida entre Francia y Holanda.

Las autoridades francesas confirmaron cuatro fallecidos en San Martín y 50 heridos. Del lado holandés hubo al menos un muerto.

En las Islas Vírgenes de Estados Unidos murieron otras cuatro personas, anunciaron autoridades locales.

‘Irma’ dejó una décima víctima en Barbuda, una isla de 1,600 habitantes que, según su primer ministro, Gaston Browne, quedó “totalmente devastada”.

“Para quienes no crean en el cambio climático, esperamos que cambien de opinión cuando vean esos desastres naturales”, subrayó.

Récord

‘Irma’ generó vientos de 295 km/h durante más de 33 horas, un récord desde que comenzó el monitoreo por satélites en los años 1970.

Las fuertes rachas arrancaron techos, aplastaron contenedores de embarcaciones y dejaron escombros por todas partes.