Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 22

de agosto de 2017

SONIA MORALES. CANTANTE

“El género vernacular jamás va a morir”

Intérprete andina asegura que nada ni nadie la detiene cuando se propone algo.

16/7/2017


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Regresó a Lima luego de una larga gira por Europa e inmediatamente visitó diferentes puntos del país. Así es la vida de Sonia Morales, quien lleva su voz y canciones, en compañía del arpa, teclado, requinto o banda, adonde la soliciten.

Si algo la caracteriza es su temperamento fuerte que se percibe sin que pronuncie palabra alguna. Y es que ella es una mujer decidida y que no deja un cabo suelto.

–Te caracterizas por ser una mujer decidida.

–Creo que uno debe cumplir con lo que se traza en la vida. No puedes dejar los proyectos sin concluir. Imagínate llegar a viejito y ver hacia atrás y que queden muchos proyectos sin realizar. Eso es algo que no me gustaría.

–Acabas de regresar de una gira por Europa, Bolivia y el interior del país. ¿Son las plazas más fuertes ahora para el género?

–Con el favor de Dios seguimos trabajando en el extranjero. El interior del país nos reclama y aunque los medios considerados de señal abierta están más dedicados a lo mediático, lo cierto es que el género está más fuerte que nunca y estamos transmitiendo lo nuestro por una nueva plataforma que son las redes sociales.

–¿Por qué crees que la señal abierta no los sigue como se debiera?

–Ahora digamos está más presente la cumbia, pero como en otros tiempos eso pasará, pero el género vernacular jamás va a morir. Podrán aparecer modas, pero el arte que le canta a la vida misma solo se renueva, ya sea con arpa, con banda y ahora con requinto, que está muy requerido por el público que gusta del folclore.

–Pocos saben que lograste en una transmisión en FB Live un millón y medio de conectados viéndote cantar.

–Ni yo podía creerlo. Fue una emoción distinta el ver que los seguidores pedían canciones, saludos y la forma de poder interactuar con ellos fue tan natural. De hecho hemos organizado conciertos que solo han sido difundidos por redes sociales y hasta espacio nos ha faltado para recibir al público.

–Un público exigente que suele buscar siempre la innovación en el género.

–La música siempre se debe actualizar, la gente se cansa y si tú como artista no estás explorando, pues ellos te pasan de página. Aunque el género nunca pasará el artista sí. Hemos incursionado con el requinto y nos va de maravillas. En su momento también estuvimos con el arpa y el teclado. Eso nos ha valido siempre tener presente que el arte debe estar es constante cambio.

–Tú eres empresaria, madre y artista, ¿cómo combinas todos esos roles?

–Me encanta mucho poder decir que soy una mujer que puede atender todas sus metas. Como empresaria saliendo adelante, lo que es muy difícil, pero estamos ahí dándole. Como madre cuento con el apoyo incondicional de mi madre que me ayuda en la crianza de mis hijos, y el canto que no lo dejo por nada, estoy en permanente trabajo.

–Y tus hijos, ¿cómo manejan vivir con una madre tan famosa y querida?

–Ellos son mi fuerza y gracias a Dios son chicos buenos, sin vicios. Dos están en la universidad y con buen desempeño, las dos más pequeñas, aún en el colegio y con buenas notas. Aunque a veces no puedo dedicarles todo mi tiempo han salido personas juiciosas y buenas.

–¿Y la más pequeñita, que es tu adoración?

–La más chiquita es una bala. Ya va al colegio y me trae satisfacciones de ser la mejor del salón.

–Se viene una película de tu vida.

–Me han propuesto, pero estoy evaluando y planteando que sea rodada en mi pueblo, con una historia más cercana al emprendimiento. Ya tuve una serie en televisión que me hubiera gustado que aborde más ese tema porque es bueno que la gente vea que quien se atreve y se esfuerza puede alcanzar las metas.

–¿Quiéres dejar ese mensaje a tus seguidores?

– Pienso que es importante que alguien provinciano cuente su historia. Los que venimos del interior muchas veces pensamos que no vamos a poder. Todo es cuestión de proponerse, todo se puede.