Tipo de cambio:

Compra: 3.240

Venta: 3.244


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 21

de noviembre de 2017

WALTER VELÁSQUEZ GODOY

“La investigación es una forma de vida”

Su gran meta es impulsar una red de niños amantes de la ciencia.

12/7/2017


Susana Mendoza

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es profesor de Ciencia, Tecnología y Ambiente del colegio Santiago Antúnez de Mayolo, en Tayacaja, Huancavelica, y acaba de recibir las Palmas Magisteriales en el Grado de Maestro por incentivar la investigación en escolares de secundaria y usar tecnologías para que los docentes organicen mejor sus clases.

Una mañana, la pregunta de un alumno lo tomó desprevenido: “¿Profesor, el olor es materia?”. A Walter Velásquez Godoy le bastó la interrogante del adolescente para empezar una aventura que no termina: incentivar la curiosidad en sus alumnos de secundaria y hacer de la investigación una forma de vida.

A partir de ese momento se dio cuenta de que Huancavelica era un gran laboratorio para el alumnado de la escuela Santiago Antúnez de Mayolo, pues esa región tiene más de 400 tipos de papa, diversidad de plantas y lugares naturales con variedad de olores.“Empecé a preguntarles si era posible preparar un kilogramo de olor, y comenzamos a recolectar tallos, plantas para extraer aceites, esencias naturales de eucalipto, limón o fresilla. Conforme trabajábamos, vimos que era necesario desarrollar procesos de destilación”, recuerda.

Maestro que deja huella

La búsqueda de respuestas los llevó, a Walter, docente de 30 años, y a sus alumnos, hacia el camino de la investigación. Crearon el Centro de Investigación Rural, en el que hoy enseña Ciencia, Tecnología y Ambiente a los escolares, y desarrollaron el proyecto Hojas aromáticas.

“No fue sencillo, tuve que pasar por varias experiencias pedagógicas y aceptar que necesitaba de tiempo, pues, en la realidad, la mayoría del alumnado prefería el deporte en vez de ciencias, por asociarlas al álgebra y la aritmética. Fue una batalla”, relata.

Felizmente, este maestro quechuahablante, hijo y nieto de docentes de escuela pública de la sierra huancavelicana, no retrocedió en su afán. Más bien afirmó su convicción de que un profesor motivado es el inicio de una buena sesión de aprendizaje en el aula.

“El docente es el que debe tener la iniciativa para que sus alumnos puedan interesarse; si no la tiene, tal vez se aburran o se duerman en su clase, lo que muchas veces pasa”.

Pero Walter, profesor de primaria y también de educación regular para adultos en otros momentos de su vida, ha creado un software para que el trabajo de sus colegas sea más eficiente. Mediante una plataforma, los docentes de escuelas de Tayacaja articulan la programación curricular para asegurar los aprendizajes de los escolares.

“Antes, los profesores aplicaban 70 pasos para desarrollar la programación; ahora lo hacen con 20 pasos. Es más práctico, más directo. Esa innovación que ha sido reconocida”, precisó.

Para este maestro, la docencia es la sangre que corre por sus venas; no deja de practicarla ni con su pequeña hija, de apenas 2 años, a la que le enseña a tener confianza y ser feliz, y con la misma dedicación de quien fue su profesor cuando terminó primaria, don Wálter Ortega, del que aprendió a pensar con libertad, rememora.

“La Ciencia, Tecnología y Ambiente es un área que desarrolla en los niños y adolescentes la curiosidad, la capacidad de pensar, comprender y solucionar problemas. Desde la escuela los preparamos para que tomen decisiones rápidas y eficientes”. Es lo que necesita el Perú.

Hoja de vida

Se formó como docente en la Facultad de Educación de la Universidad Nacional del Centro, en Huancayo, en la especialidad de Biología y Química (2004-2008).

En la misma universidad estudió la Maestría en Educación, con mención en Enseñanza Estratégica (2009).

Tiene un Doctorado en Ciencias de la Educación (2012).