Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.245


Año del Buen Servicio al Ciudadano
JUEVES 21

de setiembre de 2017

ROCÍO ELIZABETH PORTAL VÁSQUEZ

“No he dejado de ensuciarme los zapatos”

Perfil. Es jefa de la Unidad Territorial de Cajamarca I del programa Qali Warma. Ganó el concurso de Buenas Prácticas de Gerentes Públicos 2017 en la categoría Consulta y Participación Ciudadana, que organiza Servir, porque movilizó a jóvenes voluntarios a fin de asegurar la calidad de los desayunos y almuerzos para la niñez.

21/6/2017


Susana Mendoza

smendoza@editoraperu.com.pe

Rocío Portal Vásquez, lidera un equipo de 82 colaboradores, entre supervisores, monitores, especialistas en educación, ingenieros alimentarios y supervisores, altamente calificados. Mérito importante de una profesional del Estado que valora el trabajo colectivo para que los niños cajamarquinos reciban un buen servicio de Qali Warma.

Es jefa de la Unidad Territorial Cajamarca I, que tiene bajo su jurisdicción 3,377 instituciones educativas de inicial y primaria, a las que diariamente les llega las raciones de desayunos y almuerzos que el programa emblemático del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) financia, para que los escolares pobres del país rindan en el colegio.

Participación ciudadana

Son 125,097 niños y niñas atendidos en la tierra de los carnavales y los productos lácteos. No es fácil, se necesita de un minucioso trabajo de monitoreo para que todos los días los pequeños tomen desayunos y almuerzos saludables y en buenas condiciones. Por eso decidió movilizar a jóvenes voluntarios en esta tarea.

“El voluntariado tiene la responsabilidad de fortalecer las capacidades del comité escolar responsable de entregar los alimentos a los menores. Son mujeres y hombres universitarios de diferentes carreras. Nos hemos aliado con la agencia norteamericana Cuerpo de Paz, que los forma para que cumplan su misión”.

De los 1,000 reclutados, unos 300 fueron seleccionados y capacitados. Pero como es necesario que el compromiso sea de un tiempo largo, los jóvenes a veces no lo hacen, se aplicó la normativa sobre trabajo voluntario, y ha conseguido que, de ese número, 28 se comprometan a apoyar el tiempo que establece el dispositivo, y se registren para luego certificarse.

“Con la certificación podrán solicitar una beca de estudios al Programa Nacional de Becas (Pronabec) o un crédito Mi Vivienda. La alianza con la institución y el uso del mecanismo de voluntariado serán útiles para alcanzar 80 voluntarios por provincia, si tomamos en cuenta que en nuestra unidad territorial hay ocho provincias del sur del departamento”.

“Cajacha” del pueblo

Rocío es “cajacha”, dice, una cajamarquina del “pueblo”, hija de trabajadores del campo y comerciantes. No es descendiente de ganaderos hacendados, sino de gente sencilla que entendió que ponerle buena voluntad a la vida y ambicionar superación personal con ética, es una buena combinación.

No solo tiene una dedicada formación profesional, sino también una vocación de servicio que ha ejercido de manera ininterrumpida durante 22 años de carrera en el Estado. Esta gerente pública formada por la Autoridad Nacional del Servicio Civil, empezó su carrera en el Estado en 1994, cuando asumió la jefatura del Centro de Salud Llaja, en San Miguel, Cajamarca.

“Desde entonces no he dejado de ensuciarme los zapatos. Conozco Cajamarca, la pobreza, los esfuerzos que se hacen para transformar esta situación. Soy feliz en mi trabajo, me apasiona a pesar de las dificultades, porque se puede implementar grandes cosas desde las entidades públicas para cambiar la vida de los ciudadanos”. Rocío tiene mucha fe.

Hoja de vida

Es obstetra formada en la Universidad Nacional de Cajamarca (1987- 1993).

Tiene una Maestría en Salud Pública de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (2000- 2002).

También un doctorado en Gestión en Salud en la Universidad Privada San Pedro en convenio con la Universidad Habana de Cuba (2007- 2009).

Acaba de concluir su segunda carrera: Economía en la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (2012- 2017).

“No puede haber crecimiento económico, sin desarrollo social. Es imposible, ambos están relacionados”.

Funcionaria logró movilizar a jóvenes universitarios para que apoyen en la alimentación de los escolares.