Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 22

de agosto de 2017

CLAUDIA DAMMERT. ACTRIZ

“No soy una madre tradicional”

La reconocida actriz nos cuenta sus experiencias comomadre de tres hijos y la singular crianza que ejerció.

Encontramos a Claudia Dammert repasando la letra de su recién estrenada obra de teatro, Tu madre, la Concho, una puesta que nos muestra a una madre leona y manipuladora que hará hasta lo imposible para retener a su lado a su hijo adulto.

14/5/2017


Cecilia Fernández Sivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Los diálogos y frases distan de la liberadora personalidad de Claudia. Sin embargo, también nos revela su rol de madre y nos hace un balance de vida a la que asegura ha venido solo a ser feliz.

–Siempre se dice que los actores toman de sí para sus roles, pero Concho es terrible, ¿hay algo de Claudia?

–Quién sabe el embale que tiene. La fuerza sí, la pasión. Porque la Concho es intensa y Claudia también, pero menos, porque ya aprendí.

–Esta propuesta recoge muchas características de la madre peruana.

–La verdad es que como no soy una madre muy tradicional, me sorprendía este cliché de madre peruana.  Pero parece que es así porque hemos encontrado en el proceso mucha gente que tiene madres así. Hay mucha gente joven que tiene una mamá que les pone hora para regresar, por ejemplo.

–¿Y tú como fuiste como madre?

–Con mis hijos había eso de que ellos podían entrar y salir cuando querían. Solo que me dijeran si iban a quedarse o no a dormir. No pregunté con quién.

–¿Y siempre fuiste así?

–Siempre. Me fui de mi casa a los 18 años. No les pregunté a mis papás qué era lo que podía hacer. No fue fácil para ellos. Siempre hice lo que quería. Quise ser actriz y me fui a los Estados Unidos con una beca. A los 23 salí embarazada y me fui a vivir con el papá de mi hijo en épocas en que no se hacían esas cosas. Alguien por ahí me dijo que era la tía de los índigos.

–¿Y cómo manejaste el concepto de autoridad?

–Si alguien me pedía o exigía algo, su autoridad tenía que estar de acuerdo con lo que me pedía. No podía hacer caso a alguien que no respetara. A mis hijos les he enseñado eso. Tú respetas una autoridad siempre y cuando la ejerza, que esté a la altura. El poder es otra cosa, de matones. Mis hijos lo tienen clarísimo.

–¿Te funcionó bien?

–Creo que sí. En algunas cosas me he equivocado, pero mis hijos están ahí haciendo lo que quieren. Considero que son ejemplo de gente que está triunfando en lo que quiere. Unos quizá con más o menos conflictos emocionales que otros, pero todo siempre se puede hablar o trabajar. No es gente que se esconde. Ha llegado un momento en que todos ya somos adultos y vamos a tratar de corregir lo que no se hizo bien.

–Eso es algo que muchas familias no resuelven.

–Hay tendencia a no resolver, en mi familia hemos tratado de hacerlo porque es la única forma de ser felices.

–Es la meta, finalmente.

–Lo que no quiere decir que no tengas dificultades, pero desde mi posición haré todo lo posible para allanarles el camino desde mi propio camino. No tengo hijos pequeños, pero le digo a mi nieta de 17 que hay una edad en que ya no puedes echarle la culpa a los papás, tienes que asumir como adulta. A mí me tomó mucho tiempo. Siempre le digo a mi hija: Te quiero ahorrar 40 años de infelicidad.

–Pero nadie aprende con la experiencia ajena.

–Nadie. Tú puedes decir lo que quieras, pero a la hora de los loros siempre metes la pata. Se dice que somos el único animal que mete la pata en el mismo hueco y es cierto.

–La mamá siempre querrá que los hijos no sufran.

–Le digo a mi hija: He recorrido tanto camino que te puedo explicar mis vivencias, pero no depende de mí, sino de ti lo que pase. He entendido eso y así me he sacado un montón de culpas de encima.

–Hoy vives a plenitud.

–Sí, regresamos de París ganando el Mejor Largometraje por Deliciosa fruta seca. Acabo de terminar una película de Carlos Landeo. Empiezo otra con la Asociación del Sindicato de Actores, 12 Apóstoles. También tengo un proyecto que más adelante comentaré.

“Claudia se luce en la puesta Tu madre, la Concho. En el teatro del C. C. Ricardo Palma, de jueves a domingo”.