Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.243


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 21

de agosto de 2017

FABRICIO VARELA TRAVESÍ

“Somos de un país grandioso”

Servidores públicos destacables. Su meta es que el Elenco Nacional de Folklore del Perú sea el mejor del mundo.

26/7/2017


Susana Mendoza

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Fabricio Varela Travesí, director artístico del Elenco Nacional del Folklore del Perú, del Ministerio de Cultura, ha logrado con éxito que las danzas peruanas sean amadas por la población. La celebración de las Fiestas Patrias es una oportunidad para mostrar nuestra diversidad cultural por medio de los bailes que hay en nuestro territorio.

La imagen más remota que tiene Fabricio Varela Travesí del artista que se forjaba es vestido de marinerito bailando en una coreografía que su tía Liz Ureta Travesí creó para una pequeña obra infantil. En su adolescencia, fue la marinera norteña el canal mediante el cual liberó su energía y lo mejor de sí. Su entrega a esa noble danza le valió premios, experiencia y conocimientos que hoy traslada al Elenco Nacional del Folklore del Perú.

Es director artístico de ese grupo que pertenece al Ministerio de Cultura. En el 2008, las autoridades de entonces lo convocaron y le pidieron que creara el proyecto de formar un elenco de bailarines que fuera capaz de interpretar la variedad de danzas que tiene el Perú y que lo hiciera de tal manera que la gente se sintiera atraída por ellas.

Trabajó mucho para lograrlo. Empezó con 10 parejas y hoy son 19. El mayor tiene 37 años, y el menor, 19. No fue sencillo andar estos nueve años, dice el artista, porque además de creer en el proyecto, debían aprender a creer en ellos.

“Tuve que enseñarles que no solo se bailaba con amor, sino que también había que poner en valor sus esfuerzos y dedicación. Entonces, los entrené, empezaron a hacer ejercicios, danza clásica, a preparar sus cuerpos para que cada una de las coreografías fuera de primera”, comenta.

Visión de retablo

Cuatro años después, en el 2012, creó el espectáculo Retablo, inspirado en la magnífica expresión de arte andino, como es el retablo ayacuchano. Concibió esa puesta como una serie de piezas en movimientos, llenas de coloridos. Y funcionó. El Retablo Sinfónico 2017 tuvo lleno total en el Gran Teatro Nacional en cada una de las fechas que se presentó.

“La gente ha entendido que lo mejor que tenemos es el mestizaje; lo ven a lo largo del espectáculo, pero también en cada uno de los retablos que hemos creado, como el retablo de carnaval, de Candelaria, de octubre”, explica.

Para Varela, durante esta década ha mejorado todo. Recuerda: la puesta en escena, la calidad de los bailarines y la proyección de la obra, que ya superó nuestras fronteras. La atención en los detalles ha sido clave, tanto que muchas veces fue necesario viajar.

Sí, desplazarse hacia los lugares originales de los bailes escogidos para que los danzantes, 70% de los cuales lo acompañan desde los inicios del elenco, comprendieran la historia de la danza y las razones de cada movimiento y pasos.

Como un enorme retablo, Fabricio arma cada pieza coreográfica; a veces, con el apoyo de coreógrafos de otras regiones, pero al final coloca su firma, su cadencia, movimientos, giros, respiración que cada pareja ejecuta como propia.

Amor por la danza

Este bailador de marinera norteña, que ocupó los primeros puestos en cada una de las categorías, habla por lo que sabe y siente. Por eso sostiene que mediante la danza las personas pueden acercarse más a su cultura, historia y encontrarse con sus raíces.

“Quiero que la gente sepa que realizamos un trabajo serio, totalmente honesto que revalora nuestro patrimonio, nuestra danza y legado cultural, que ponemos en valor”, afirma.

Varela, heredero de una casta de artistas, encontró su elemento en las danzas peruanas. Y cae rendido ante la certeza de saber que no quiere ser maestro de la gente.

“Quiero ser un despertador, que los peruanos terminen este mal sueño y vean lo grandioso que tenemos y somos. Somos un país bellodurmiente, como decía Chabuca Granda”. Un país que tiene derecho a vivir en paz.