Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 19

de noviembre de 2017

CATORCE MESES DE LUCHA CONTRA LA DELINCUENCIA

90 megaoperativos permitieron capturar más de 1,200 criminales

Informe. El trabajo conjunto entre la Policía Nacional y el Ministerio Público muestra resultados importantes: 83 organizaciones delincuenciales desbaratadas y detenidos acusados de robo, extorsiones, tráfico de tierras, homicidios, narcotráfico, minería ilegal, trata de personas, lavado de activos, entre otros muchos delitos. La meta es realizar 100 megaoperativos hasta fin de año.

8/11/2017


Sofía Pichihua

spichihua@editoraperu.com.pe

Estaba por terminar su jornada laboral a las 9 de la noche del 12 de abril del 2016, cuando la cosmetóloga Maribel Yanet Andamayo (42 años) fue sorprendida por un sujeto que ingresó en su spa en San Martín de Porres y le disparó en la cabeza frente a su menor hija. Sus familiares revelaron que la trabajadora había recibido amenazas por no pagar cupos a una banda de extorsionadores.

Este desafortunado caso se sumó al sanguinario historial de ‘Los babies de Oquendo’, una organización criminal responsable de enlutar a una decena de familias de Lima Norte.

La banda fue formada por los remanentes de ‘Los injertos’ y ‘Los destructores’, evidenciando la impunidad de delitos cometidos desde el 2013. La estructura criminal exigía cupos y usurpaba terrenos gracias a sus vínculos con funcionarios corruptos. Sus víctimas residían en los distritos de Los Olivos, San Martín de Porres, Puente Piedra, Carabayllo y en el Callao.

Trabajo de inteligencia

El 27 de junio de este año, 942 agentes policiales y 70 fiscales capturaron a 61 miembros: 37 civiles (incluyendo dos funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario) y 24 agentes de la Policía Nacional.

Su cabecilla, Juan Enrique Ramos Bellido, dirigía las operaciones desde el penal La Capilla, en Puno. Otro reo, conocido como el ‘Cholo Papañaura’, proveía las armas de fuego. Entre sus cómplices había abogados, dirigentes y trabajadores de la comuna chalaca.

Información policial revela que 28 detenidos están con prisión preventiva, y los restantes bajo comparecencia restringida.

Mano dura

Desde agosto del año pasado a la fecha, la Policía –en coordinación con el Ministerio Público–ha desarticulado 83 organizaciones criminales dedicadas al robo de bienes, extorsiones, tráfico de tierras, homicidios, minería ilegal, entre otros delitos.

Los agentes ejecutaron 90 megaoperativos, detuvieron a 1,238 personas e incautaron cerca de 4 millones de soles y 404,000 dólares. También se recuperaron 309 inmuebles y más de 1,800 armas. La meta para fin de año es llegar a los 100 megaoperativos, aseguró el viceministro de Orden Interno del Ministerio del Interior, Rubén Vargas.

Estas estructuras criminales son cada vez más complejas. Los niveles de especialización obligan a las organizaciones a contar con cómplices que son rápidamente reemplazables. “Por lo tanto, son resilientes al control estatal, y esto dificulta su captura”, explicó Vargas.

Además, la figura del ‘financista’ es cada vez más visible. Estas personas invierten dinero y lo recuperan al revender propiedades usurpadas. En abril, la Policía detuvo a 37 miembros de ‘Los rucos’. Del total, siete personas estaban vinculadas con sindicatos y empresas fachada. Hay 31 con prisión preventiva.

La corrupción es otro grave problema. El grupo criminal ‘Los chivitos de Campo Amor’ fue desarticulado en febrero, en Tumbes. Entre los 22 miembros había cinco policías colaboradores y dos fiscales. Los funcionarios ocultaban las denuncias.

Retos pendientes

Por otro lado, las acciones de inteligencia son limitadas por dificultades logísticas y legales. Vargas manifestó que la prioridad es adquirir más helicópteros para reforzar las intervenciones contra economías ilegales en las zonas urbanas y alejadas.

El funcionario sostuvo que se requiere aplicar la Ley de Pérdida de Dominio y promulgar una normativa para fiscalizar las cooperativas. “Algunas de estas empresas están vinculadas en casos de lavados de activos, principalmente en el Vraem”, alertó el viceministro Vargas. Señaló que se han presentado proyectos de ley para que los revise el pleno del Congreso.

La última operación

La organización criminal ‘Los chacales del desierto’ están vinculados con al menos una decena de asesinatos entre el 2012 y el 2017. Su cabecilla, Daniel Ángel Cabrejos, tenía una red de delincuentes que se encargaba de cobrar cupos. Según la PNP, se apoderaron ilegalmente de cerca de 207 hectáreas del Proyecto Especial Chinecas.

En la intervención participaron 943 miembros de las regiones policiales de Áncash, La Libertad y Lima, con el apoyo de 60 fiscales especializados en crimen organizado.

Los efectivos policiales allanaron 48 inmuebles en Chimbote, Lima y Cañete; así como cinco celdas en los penales de Ancón I y Chiclayo.