Tipo de cambio:

Compra: 3.223

Venta: 3.226


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 22

de abril de 2018

ENFOQUE

Acabar con la violencia basada en el género

La violencia basada en género (VBG) es aquella dirigida a una persona por su sexo o por cómo se percibe a sí misma en cuanto a su género. Es reconocida, tanto por la legislación peruana como por la jurisprudencia internacional, como una grave vulneración de la dignidad humana que afecta la salud y la calidad de vida de quienes la sufren.

16/3/2018


Elena Zúñiga

Representante del UNFPA en el Perú

En el 2017, el Poder Judicial registró alrededor de 190,000 denuncias de violencia contra la mujer y un cuarto de millón de solicitudes de medidas de protección. El equivalente a 22 denuncias y 28 solicitudes de protección cada hora. Los casos denunciados representan una pequeña proporción de la magnitud del problema, considerando los casos que no se registran.

La Agenda 2030, suscrita por el Perú junto con toda la comunidad internacional, ha reconocido que asegurar la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas es una condición necesaria para el desarrollo. Para lograrlo se requiere la adopción de medidas para prevenir, atender y sancionar la VBG, así como importantes transformaciones en la sociedad.

En el ámbito de la justicia, es imprescindible garantizar la atención oportuna y de calidad para reparar a la víctima y sancionar a los agresores. Ello requiere la implementación de la Ley N° 30360, contra la violencia hacia las mujeres y los integrantes del grupo familiar, con la asignación presupuestaria que haga viable ese proceso. Uno de los principales retos en este camino es combatir las ideas y prácticas discriminatorias que imponen sesgos en la investigación, sanción y reparación de las víctimas, lo que favorece la impunidad y contribuye a perpetuar la violencia.

En el ámbito de la sociedad, el aprendizaje debe empezar desde temprana edad. Es clave lograr una educación con enfoque de género que revalorice el rol de las niñas y de las mujeres; que contribuya a construir relaciones pacíficas e igualitarias entre hombres y mujeres; que destierre estereotipos que alimentan la violencia; y que permita a niños, niñas y adolescentes entender su cuerpo, proteger sus derechos y desarrollar su potencial.

La eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas requiere un verdadero compromiso de los sectores público y privado para que desplieguen políticas y programas que aborden la desigualdad de género, asignando los recursos necesarios que garanticen su continuidad y brindando atención especial a los grupos sociales en mayor situación de vulnerabilidad.

Otro mundo es posible para las mujeres y los hombres del Perú. Un mundo en que todas las personas, independientemente de su género, sumen para la construcción de sociedades libres, justas, con plena igualdad de derechos y libertades.