Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 21

de octubre de 2017

FALTA EL ÚLTIMO PASO PARA LLEGAR A RUSIA 2018

Al repechaje

La selección peruana enfrentará a Nueva Zelanda el 6 y 14 de noviembre por un lugar en el mundial.

Con una mano en el corazón y la otra en la calculadora, la selección peruana culminó su partido ante Colombia con un empate que le permite jugar el repechaje ante Nueza Zelanda, el 6 y el 14 de noviembre, para definir el cupo al Mundial de Rusia 2018. Otra vez Paolo Guerrero fue el héroe que apareció en el momento preciso.

11/10/2017


La escuadra nacional jugó un encuentro para el olvido porque dejó de practicar el fútbol de los partidos anteriores. No fue la escuadra con el juego sólido y contundente que le permitió llegar a estas instancias.

Los arqueros Ospina y Gallese no tuvieron mayor participación en esa primera etapa. Cueva tuvo pocas ideas y era neutralizado por la buena marca de Aguilar.

Guerrero mostró poca movilidad y fue, junto con Corzo y Cueva, uno de los que tuvieron menos protagonismo.

En la etapa complementaria tampoco apareció el cambio de ritmo. El equipo estuvo parado y eso se notó en un error defensivo, a los 55 minutos, que permitió la definición perfecta, con tiro seco y a ras de piso, de James Rodríguez para marcar el 1-0 justo cuando otros resultados, como el 2-0 de Brasil, se acomodaban para la igualdad de Perú.

Y la fe, la paciencia y la mística de este Perú tenían que alcanzar el premio. A los 77 minutos de juego, cuando el referí Sandro Ricci sancionó un tiro libre indirecto (dos toques) desde la derecha. Guerrero se perfiló como en Buenos Aires y le pegó directo, pero Ospina tocó el balón por error y validó el gol de la gran ilusión. Lágrimas y sollozos se desbordaron cuando desde Asunción llegaron noticias del tanto de Venezuela.

Los minutos finales fueron tensos porque Colombia seguía buscando el segundo gol y el partido era de ida y vuelta hasta que los demás partidos finalizaran. Luego, ambos equipos se dieron la mano y cerraron el encuentro tocando en el medio campo.

Pekerman y Gareca pedían calma a sus pupilos. Las matemáticas se confabularon y el resultado favorecía a los dos. Una noche, dos ganadores, porque para Perú estar sintiendo el frío de Rusia ya es un triunfo.