Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 22

de agosto de 2017

Avance contra el VIH-sida

El Perú ha reducido la tasa de mortalidad a causa del sida en 40%, entre el 2010 y el 2016, convirtiéndose en uno de los países de América Latina con mejores resultados en este campo.

24/7/2017


Así lo ha señalado el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-sida (Onusida) en su reciente informe Ending AIDS: avances hacia los objetivos 90-90-90, el cual fue presentado esta semana a escala mundial.

Pero ¿en qué ha radicado el éxito de la política peruana? El director de Onusida para Bolivia, Ecuador y Perú, Alberto Stella, ha destacado el compromiso político de las autoridades del Perú en la atención y prevención de la infección, así como de la sociedad civil en su tarea de visibilizar la enorme batalla que enfrentan los que viven con el VIH-sida en las distintas regiones.

Valora también que nuestro país es uno de los pocos que han asumido el financiamiento de la terapia antirretroviral, y lo ha hecho con mucha seriedad y, desde el punto de vista del diseño de estrategias, está haciendo un trabajo excelente.

De acuerdo con la entidad mundial, alrededor de 72,000 personas viven con el VIH en el Perú, y se registran 2,800 nuevas infecciones cada año, tiempo en el cual también mueren 1,600 personas.

Se trata de un reconocimiento que nos dice que vamos por buen camino, pero también nos obliga a enfrentar los nuevos retos que plantea la enfermedad que, como se sabe, no tiene cura, pero que con una detección temprana y adecuada terapia de retrovirales, neutraliza el VIH y aleja el peligro de muerte.

Por ejemplo, un dato que llama la atención es que la tasa nacional de abandono del tratamiento ronda el 13%, pero que en la Amazonía puede llegar a 50%, especialmente en las comunidades nativas, que se han convertido en los últimos años en un nuevo grupo de contagio. Hay que analizar sus causas y plantear la estrategia adecuada.

Por lo demás, las cifras de Onusida confirman la tendencia que ya había adelantado la Estrategia Sanitaria de Prevención y Control de Infecciones de Transmisión Sexual VIH-sida del Ministerio de Salud (Minsa) de noviembre del 2015.

Así, el porcentaje de casos debido a la transmisión del VIH de la gestante al niño en el Perú se redujo de 12%, en el 2012, a 4%, en el 2014, una baja de 8 puntos porcentuales en dos años.

Igualmente, las muertes por causa de esta enfermedad se han reducido en 60% entre el 2000 y el 2011, y el porcentaje de aparición de nuevas infecciones ha bajado en 58%.

El VIH-sida nos confronta también con una tarea pendiente, como es la educación sexual que debemos dar a nuestros jóvenes, para que asuman una conducta sexual con responsabilidad, que los proteja de este virus, de enfermedades venéreas, y del embarazo adolescente.

La meta impuesta por Onusida al 2030 a escala mundial es que la epidemia esté controlada, pero para ello hay que llegar al 2020, en tres años nada más, con el 75% de todas las personas que viven con VIH en el mundo, con carga viral indetectable y sin transmitir el virus. Hacia ese horizonte debemos trabajar.