Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

Campaña contra celulares robados

Hace solo unos años, las personas que eran víctimas de robo de un celular ni siquiera se tomaban el trabajo de denunciar el hecho en la comisaría más cercana. La razón era que el hurto de un teléfono móvil se consideraba un delito menor contra el patrimonio y resultaba poco probable su recuperación.

27/8/2017


Ante este vacío legal, junto con la inacción de las empresas telefónicas y las instituciones estatales, el robo tipo hormiga de celulares se convirtió en un acto delictivo muy lucrativo, al cual toda persona estaba expuesta.

Pero no solo el robo sistemático de celulares caía en la impunidad, sino que también el crimen organizado utilizaba eficientemente el aparato robado para sus actividades ilegales al cambiar chips y rehabilitarlos, sin reacción de la sociedad. Se conoce muy bien que estos teléfonos, que eran casi inubicables, permiten al delincuente mantener el anonimato para cometer secuestros, chantajes o simplemente obtener información detallada para fines ilícitos.

El predominio del mercado negro de teléfonos robados y chips sin dueños en diversas ciudades del país es contrarrestado por este Gobierno con la campaña #CelularRobadoCelularBloqueado, que tiene como fin desalentar la venta de estos artefactos.

Para ello, el Ministerio del Interior, que encabeza Carlos Basombrío, comenzó, en primer lugar, a retirar de circulación los aparatos reportados robados, perdidos o simplemente sin dueño identificable. De acuerdo con el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel), un millón 532,392 teléfonos celulares fueron bloqueados al momento de ingresar en esta larga lista negra.

En segundo término, la población ya tiene un incentivo para denunciar la pérdida de su teléfono personal. Los celulares hurtados reciben un mensaje SMS que invita al ilegal dueño a devolver el aparato en la comisaría más cercana. En caso contrario, habrá acciones legales por receptación de artículos robados. En este momento, el Ministerio del Interior ya coordina esas medidas con el Ministerio Público.

Al mismo tiempo, la Compañía de Inteligencia Táctica Operativa Urbana de la Policía Nacional, más conocida como Grupo Terna, organiza periódicamente incursiones sin previo aviso a los centros de acopio de teléfonos móviles robados, que por muchos años se han dedicado a comercializarlos.

Gracias al trabajo de este escuadrón de la Policía especializada se han decomisado más de 10,000 equipos, cuyo origen legal no pudo identificarse.

En esta difícil y compleja tarea, que involucra a la Policía Nacional, al Ministerio Público, a la población y a las empresas telefónicas, se han devuelto 2,205 celulares y se espera que pronto se incremente este número.

Como consecuencia de la destacable labor del Ministerio del Interior, no existe duda de que todas las medidas adoptadas desalentarán el robo de teléfonos móviles y el crimen organizado tendrá menos ventajas para continuar con sus fechorías.