Tipo de cambio:

Compra: 3.270

Venta: 3.271


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 24

de mayo de 2018

ENFOQUE

Cinco cosas para que tu ciudad sea habitable

8/2/2018


Robert Glasser

Jefe de la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres


En los últimos 20 años, los fenómenos meteorológicos extremos se han duplicado y ahora representan el 90% de los principales desastres registrados, desplazan a más de 20 millones de personas, le cuestan a la economía mundial más de 500,000 millones de dólares y empujan a 26 millones de personas a la pobreza cada año. ¿Cuán bien está funcionando su ciudad cuando se trata de gestionar el riesgo de desastres? Al abrirse esta semana el Foro Urbano Mundial en Malasia, aquí hay cinco cosas para pensar:

1. Acceso a un buen sistema de alerta temprana. Necesitamos asegurar que los sistemas básicos de alerta temprana estén en su lugar y que estas advertencias lleguen a las personas, y se entiendan y se actúe de acuerdo con ellas. La gente necesita tener un lugar seguro a donde ir hasta que la tormenta pase o la inundación se alivie.

2. Nadie debería estar viviendo en peligro. Necesitamos asegurar que las regulaciones de uso de la tierra y los códigos de construcción se implementen. Eso garantizará que las personas vivan, trabajen y estudien en áreas seguras y en edificios construidos según estándares requeridos por el perfil de riesgo de la ubicación. Si el riesgo es demasiado alto, no construya.

3. No desperdicie el dinero. La escuela, el hospital, la carretera, el servicio público más caro, es el que debe reconstruirse después de que colapsó por una tormenta o un terremoto. Reconstruir mejor es una oportunidad, pero construir mejor en primer lugar evita costos innecesarios de reconstrucción que quitan recursos de áreas como la educación y la salud que beneficiarían a la sociedad en general. Asegúrese de que el sector privado y las agencias gubernamentales no se embarquen en proyectos de infraestructura críticos sin tener en cuenta el riesgo de desastres presente y futuro.

4. No dejes a nadie atrás. La planificación de la preparación y la respuesta debe incluir a las mujeres y las niñas, los jóvenes, las personas con discapacidad y las personas de edad. Las personas que pueden ser vulnerables a menudo tienen una comprensión aguda del riesgo de desastres y cómo manejarlo. Al desarrollar estrategias para la gestión del riesgo de desastres, involucre a toda la comunidad. Esto es esencial para construir resiliencia.

5. Invierta hoy para un mañana más seguro. A menudo, una inversión en la reducción del riesgo de desastres requiere poco esfuerzo, pero una gran visión. Por ejemplo, al dejar los manglares o los humedales costeros en su lugar, se garantiza una mayor protección contra las inundaciones y las tormentas. Cuando se trata de grandes inversiones para reducir el riesgo de desastres, la relación costo-beneficio puede ser tan alta como 15:1 en términos de pérdidas económicas evitadas y costos de reconstrucción.

La construcción de resiliencia a los desastres no solo salva vidas, sino que también las mejora.