Tipo de cambio:

Compra: 3.214

Venta: 3.217


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 22

de enero de 2018

ENFOQUE

CNM, su historia más reciente

El 10 de noviembre del 2015 se dio un giro de timón en la historia del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Ni mejor ni peor. Solo se inició una etapa diferente que apostó por alternativas distintas a las que hasta ese momento se había optado:

11/1/2018


Guido Águila Grados

Presidente del Consejo Nacional de la Magistratura

1. La descentralización que ha llevado al CNM a cada rincón del país. Desde el Pacífico hasta el Amazonas y desde el Titicaca hasta el Huascarán. Esta política, sin precedentes, no solo ha permitido conocer las condiciones y ambiente en que se desenvuelven los magistrados, sino que ha tenido un feliz corolario: el nombramiento de jueces y fiscales que hablen lenguas originarias. Esto debe ser la perla más preciosa de la corona del Consejo.

2. La reingeniería de nuestros reglamentos. Se adecuaron los procedimientos de selección y nombramiento, ratificación y disciplinarios a los estándares de transparencia, meritocracia, rigurosidad e interdicción de la arbitrariedad. El planeta entero puede visualizar todas las entrevistas de nuestras funciones constitucionales. Cada no nombramiento, cada no ratificación y cada destitución van acompañadas de una resolución que señala las razones de la decisión. Se ha desterrado el no voto por tal persona porque “non mi piace”. Más de un millar de jueces y fiscales han sido testigos de esta nueva forma de medición profesional. En este período la procuraduría de la institución no ha perdido un solo caso. Con este formato, también se nombraron una decena de magistrados supremos y al jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales. Actualmente, se viene elaborando un nuevo reglamento del examen de ascenso. Debe ser revolucionario en su forma y fondo.

3. Participación activa en el sistema de justicia. El CNM ha sostenido reuniones con todas las instancias del Poder Judicial y el Ministerio Público, líderes de comunidades campesinas y nativas, colegios de abogados y decanos de las facultades de Derecho. Ha sido la primera en proponer su propia reforma constitucional y el rediagramado del esquema de la justicia postulando que el control disciplinario de los magistrados sea plenamente externo. También enfrentó, con armas puramente constitucionales, la defensa contra el intento de politización de la institución.

Una mirada así, a los últimos 26 meses de la biografía de la institución parece un avance importante, mas no es suficiente. Nunca podemos tomar una siesta cuando tenemos una responsabilidad en la justicia. Menos si hay quienes pretenden demoler lo construido. Cada vez que se refieren al CNM, algunos periodistas siguen adjetivándolo como “el cuestionado”. Se han detenido en el tiempo y en el sensacionalismo. Se suman a ellos las ONG ligadas al sector, que por lograr sus propósitos ideológicos y económicos son capaces de echarle ají al biberón del nene.

En fin, el paso del tiempo dará su veredicto. Mientras, sigamos intentando hacer historia.