Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 19

de noviembre de 2017

Cocina peruana, orgullo nacional

Los peruanos estamos orgullosos de nuestra gastronomía y la vamos a seguir apoyando para evitar su estancamiento y desarrollar sus potencialidades en un contexto internacional más competitivo.

28/10/2017


No podemos terminar la semana sin hablar de nuestra gastronomía, que nuevamente ha sido galardonada como la primera en la región y una de las mejores del mundo, justo durante el desarrollo de la décima edición de la feria Mistura, que este año se trasladó al distrito del Rímac.

Efectivamente, esta semana se difundió la lista de los 50 mejores restaurantes de América Latina, en la cual aparecen diez peruanos; ocupan el primer y segundo lugar el Maido, del chef Mitsuharu Tsumura, y el Central, del chef Virgilio Martínez, respectivamente.

Hay otros ocho restaurantes peruanos en la lista de los mejores; así, nuestra nación se coloca en la segunda posición con mayor representación en la región.

El reconocimiento internacional de la cocina peruana se ha fortalecido en los últimos años, y en el 2016 logró que el restaurante Central fuera catalogado como el cuarto en la lista de los 50 mejores del mundo, nada menos.

Es mucho lo que se ha escrito sobre el boom gastronómico nacional, pero siempre es bueno recordar que esto no se hizo de la noche a la mañana, sino que es fruto del trabajo de personas como Gastón Acurio, de instituciones como la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), la organizadora de los Mistura, y de empresarios, cocineros y centros de enseñanza que creyeron y apuestan por el desarrollo de la industria.

Como lo señala un estudio de la propia Apega, la cocina peruana ha vivido en los últimos veinte años un boom gastronómico que ha repercutido en su reconocimiento internacional y en ser considerada por los peruanos como principal factor de identidad cultural y orgullo nacional.

Se ha convertido en un nuevo motor de desarrollo sostenible e inclusivo y mueve una cadena de valor que abarca a 6 millones de personas, desde la actividad primaria (61% de los puestos de trabajo) a la industria (5%), el comercio (10%) y el servicio de restauración (24%).

Es notable, asimismo, que la gastronomía ocupe el segundo lugar, por detrás de Machu Picchu, entre los motivos que manifiestan los peruanos para estar orgullosos; y que la comida es lo que más gusta de Lima a sus habitantes, por encima del Centro Histórico, las playas o los centros comerciales.

En el caso de Mistura, somos testigos de que se ha convertido en la mejor vitrina de la cultura culinaria peruana, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, porque propicia que pequeños emprendimientos, productores agrarios y cocinas regionales tengan una proyección de país.

También hemos redescubierto las ventajas de los granos andinos, como la quinua, kiwicha, cañihua y el tarwi, para la salud de los peruanos, al punto de convertirlos ahora en productos de exportación, con una demanda cada vez mayor.

Los peruanos nos sentimos orgullosos de nuestra gastronomía y la vamos a seguir apoyando para evitar su estancamiento, desarrollar sus potencialidades y seguir avanzando en un contexto internacional más competitivo.