Tipo de cambio:

Compra: 3.295

Venta: 3.298


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 26

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ARTE URBANO

Colores en la pared

El proyecto municipal Lima Pinta busca rescatar espacios de la capital para el arte. Los muros serán adornados con imágenes de personajes típicos de nuestra sociedad reafirmando la identidad peruana.

2/6/2019


Luz María Crevoisier

Periodista

Un artista de la Edad de Piedra traslada sobre el muro de su primigenia vivienda escenas de la vida diaria. Miles de años después, artistas como Entes y Pésimo hacen lo suyo en el antiguo cacicazgo de Taulichusco.

Murales de vuelta

Lima Pinta se llama el proyecto de la Municipalidad de Lima para muralizar espacios públicos y promover la creación y difusión del esta forma de expresión.

“Queremos retomar valores culturales basados en las tradiciones limeñas y que subrayen fundamentos de igualdad, libertad, tolerancia y pluralidad”, manifiesta al diario Oficial El Peruano Lucía Mantilla, de la oficina de Promoción Cultural del municipio metropolitano.

“El proyecto se inició en abril y finalizó hace poco. Son diez los motivos escogidos y entre los lineamientos se exige que tengan relación con el Centro Histórico”, añadió.

La funcionaria acotó que se fusionaron dos colectivos; el del Mural que agrupa a los artistas Pésimo, Desertor, Sef y Wa y Puro Muro en el que se encuentran Fefa, Anís (Chile) los colombianos Toxicómano y Lesivol, además del peruano Entes. Lo original de este trabajo es que los artistas firman con su seudónimo.

“La muralización del Centro Histórico de Lima se hizo respetando los colores y el ambiente. La idea es generar un nuevo movimiento artístico, cultural y turístico para recuperar ese espacio”, manifiesta Lucía Mantilla.

Dos puntos marcaron el inicio de esta gran aventura: la esquina de los jirones Huallaga y Azángaro, donde el artista Wa nos trajo desde Puno al artista del bombín y sus motivos, Víctor Humareda a través de trazos en blanco y negro.

La artista Fefa, por su parte, en la cuadra 3 del jirón Apurímac, ha retratado a un pescador agradeciendo a la Mama Cocha sus beneficios.

Otros espacios son los jirones Callao –números 156 y 158–, Ica con esquina Rufino Torrico, Junín cuadra 4, entre otros.

El muralismo es más trabajado y usa pastel. En el grafiti prima el uso del aerosol. Pero ambas expresiones dan a conocer el sentir popular.

Tradición y presente

En el Perú nacieron grandes muralistas como el ancashino Óscar Edgardo Quiño, Alfredo Alcalde y Teodoro Núñez Ureta. Este último ha sido incluso comparado con el mexicano David Alfaro Siqueiros.

El grafiti nació al ritmo del hip hop en Estados Unidos, por los años 70 y se ha extendido por las calzadas de todo el mundo.

En el Perú tenemos el caso de Entes y Pésimo. Estos artistas muralistas y grafiteros merecen un capítulo aparte por su gran trayectoria y calidad. Ellos, Juan Jiménez Suero (Máximo) y Edwin Higuchi, son los directores y ejecutores de Pinta Lima.

Asociados hace diez años, proponen darle un rostro más andino a la ciudad, señalando nuestro ancestro. Entes ha llevado su arte al extranjero y ha dejado escuela en México, Brasil, Dinamarca, República Dominicana y Colombia.

Por su parte, Pésimo formó a Óxido y Scipión, quienes dejan grafitis por los conos de Lima.