Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 26

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

GIOVANNI ARCE. ACTOR

“Como actores sufrimos mucho”

Revela la angustia que sienten de estar viendo siempre qué trabajo llegará.

3/3/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

En medio del crecimiento que experimenta la escena nacional, Eduardo Adrianzén nos sigue regalando puestas que reflejan nítidamente nuestra sociedad. En esta ocasión nos presenta la obra Aquello que no está, donde el actor Giovanni Arce es el eje de la historia. En confianza conversó con él sobre su papel y lo que significa ser actor en el Perú.

–¿Esta puesta aborda temas que tenemos a flor de piel, por ejemplo, el racismo?

–A mí me encanta que la obra toque esos temas tan candentes, que tanto le gustan a Eduardo. Y creo que, como bien dices, se ven reflejados en la obra. Tenemos a esta señora que dice ‘no soy racista, soy clasista’. Es el racismo disfrazado, ¿no?

–¿Buscando impactar fuertemente?

–Creo que nuestra labor desde las tablas es hacer que la gente se haga muchas preguntas sobre el racismo, el machismo, la violencia política que se vayan del teatro con preguntas y siendo conscientes de que hay una realidad que estamos viviendo.

–¿Algo que tú en la construcción del personaje también te lo habrás preguntado?

–Por supuesto. Para hacer la obra he debido indagar dentro de mí para desarrollarla de una buena manera. Hacerme muchas preguntas y eso te pone en una situación de aprendizaje y de muchas interrogantes.

–¿Y cómo se da esta posibilidad de ser parte de esta puesta?

–Con Eduardo nos conocemos hace años y en realidad esta obra vendría a ser mi segunda obra con él. Comenzamos con Silencio sísmico y El amor joven en formato de microteatro. Estamos juntos desde el 2015, tanto en teatro como en TV.

–Te hemos visto en varias novelas.

–Estuve En solo una madre y luego en Colorina: madre por siempre. También hice Conversando con la luna y luego con Nuestra historia, interpretando a Paco Robles y sin buscarlo en El último bastión, que ahora está en la lucha de la preselección para los premios Platino.

–¿Este trabajo ha logrado lo que pocas producciones obtienen?

–Está en competencia con trabajo como La casa de las flores, Élite, la serie Narcos. Cuando la grabamos nunca imaginamos que podía traspasar nuestras fronteras.

Giovanni nos habla un poco de Aquello que no está, dirigida por Gonzalo Tuesta, y nos dice que es “una comedia que narra la historia de una familia mostrando cómo los cambios sociales influyen en la vida cotidiana y las convicciones más personales, incluyendo el amor, la amistad, la vocación y la paternidad”.

El hilo conductor es la búsqueda que hace Javier, el hijo mayor, de la existencia de un supuesto hermano de su misma edad. Tiene dudas y sospechas. Estas situaciones lo obsesionan y llevan a condiciones absurdas y sarcásticas.

–¿Y como actor sientes que aún sigue siendo pequeña la escena?

–Creo que hay mucho talento. Pero demasiada oferta para tan poca demanda. No tenemos una industria tan grande y eso es una pena. Creo que recién se están dando los pasos para cambiar el chip en lo que se refiere a la TV. A diferencia del cine, donde está comenzando a darse más cosas.

–Aun así es muy difícil ser actor.

–Como actores sufrimos mucho. Hay que estar viendo qué trabajo llegará, la angustia de saber qué trabajo sigue, esa es la vida del actor peruano.

–Eso debe crear una ansiedad.

–Es muy importante, y lo aprendí desde que empecé, ahorrar, guardar para las épocas de vacas flacas.

–¿Y esto te anima a buscar oportunidades fuera?

–Me encantaría bastante probar afuera. Vivir la experiencia de dar mi arte en otro lugar. Si viene la oportunidad, bienvenido sea. Ahora viene El último bastión y creo que se va a abrir una ventanita muy importante.