Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 18

de noviembre de 2017

SISTEMA INTERAMERICANO SE PRONUNCIA

Corte impone a los Estados tutelar la estabilidad laboral

Aunque afirma que reposición no es la única protección.

15/11/2017


La Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó las obligaciones específicas que le competen al Estado para proteger el derecho a la estabilidad laboral en el ámbito privado.

Así, estas se traducen en cuatro deberes. Primero, adoptar las medidas adecuadas para la debida regulación y fiscalización de este derecho; luego, proteger al trabajador y trabajadora, mediante sus órganos competentes, contra el despido injustificado.

Tercero, en caso de despido injustificado, remediar la situación –ya sea mediante la reinstalación o, en su caso, por medio de la indemnización y otras prestaciones previstas en la legislación nacional–; y, el último, el Estado debe disponer de mecanismos efectivos de reclamo frente a una situación de despido injustificado, a fin de garantizar el acceso a la justicia y la tutela judicial efectiva de tales derechos.

Interpretación

Para este tribunal supranacional, además, la estabilidad laboral no consiste en una permanencia irrestricta en el puesto de trabajo, sino de respetar este derecho, entre otras medidas, otorgando debidas garantías de protección al trabajador, a fin de que en caso de despido, este se realice bajo causas justificadas.

Esto último, añade, implica que el empleador acredite las razones suficientes para imponer esa sanción con las debidas garantías, y frente a ello el trabajador pueda recurrir tal decisión ante las autoridades internas, que verificarán que las causales imputadas no sean arbitrarias o contrarias a derecho.

Fue al declarar por primera vez la vulneración del derecho a la estabilidad laboral de un trabajador con motivo de su despido, recaído en el caso Lagos del Campo versus Perú.

A juicio del laboralista César Puntriano, estos deberes ya se contemplan en nuestra legislación, por lo que esa sentencia no cambia el panorama en este punto.

No obstante, afirmó, la CIDH no recoge una interpretación favorable a la estabilidad absoluta, pues mantiene a la indemnización por despido como uno de los mecanismos para reparar al trabajador ante un despido injustificado.

Este tribunal, finalmente, señaló la ponderación como límite al ejercicio de la libertad de expresión, al no poderse afectar la honra de los demás.

El pago de indemnización

La Corte IDH ha dejado en claro que la estabilidad laboral exige que la extinción del vínculo laboral solo pueda producirse por causas justificadas y que la tutela no necesariamente será la reposición, afirmó el laboralista Elmer Huamán Estrada al comentar el impacto de este fallo. “De acuerdo con la sentencia, válidamente se puede otorgar otro tipo de protección, que en el caso nacional sería el pago de una indemnización”, dijo el experto y miembro del Estudio Lazo, De Romaña & CMB Abogados.