Tipo de cambio:

Compra: 3.235

Venta: 3.241


Año del Buen Servicio al Ciudadano
VIERNES 24

de noviembre de 2017

APROXIMACIONES

Cuidado con los falsos psicólogos

Con fastidio y preocupación vemos cómo, desde hace algunos años, ciertos advenedizos e intrusas vienen usurpando los espacios propios de la psicología, para en su nombre hablar de todo tema sin mayor autoridad ni crédito, aprovechando las cámaras y micrófonos que algunos comunicadores les prestan sin mayor investigación de sus títulos, méritos e historial.

1/9/2017


Manuel Arboccó de los Heros

Psicoterapeuta – Catedrático Universitario

Muchas veces la televisión y la radio, carentes del debido control de calidad, prestan sin cuidado sus espacios para individuos que, presas de sus deseos de lucro y exhibicionismo, creen que porque leyeron un par de textos psicológicos o se graduaron a patadas de algún cuestionado centro de estudios pueden salir a decir cualquier cosa –generalmente frases hechas, lugares comunes– que les permitan sus anchas agallas. Habría que preguntarse cuántos de ellos gozan del reconocimiento y del prestigio en sus respectivas asociaciones y colegios profesionales, cuántos de ellos son respetados profesionales o autores de importantes textos académicos.

Además del fastidio propio por ver al psicólogo mediocre hablando monsergas o saliendo en programas de espectáculos a hacer el ridículo, también está la preocupación por la aparición de sujetos que sin ser especialistas en psicología ofrecen servicios en sus redes con total desparpajo, hasta “capacitan” a otros y van prometiendo en pocos meses entregar un diploma (sin mayor valor por supuesto) que les asegura a sus poseedores “aumentar vuestros ingresos mensuales”, o atendiendo a personas que así lo necesiten. ¡Como si trabajar con los problemas de la gente fuera el oficio de muchos!

Tanto las consejerías psicológicas como los procesos de psicoterapia deben realizarse por las personas preparadas, aquellos que han estudiado años el comportamiento humano, tanto el sano como el enfermo, aquellos que llevan durante muchos ciclos de estudios cursos de desarrollo infantil, diagnóstico psicológico, evaluación, observación y entrevistas, psicopatología, procesos afectivos y teorías de la personalidad, entre otras asignaturas necesarias dentro de una buena preparación universitaria.

Este texto busca alertar a la comunidad de pseudopsicólogos y pseudopsicoterapeutas que ofrecen servicios variopintos y hasta cursos y capacitaciones que incluyen nombres estrambóticos como ‘hipnosis sexual’, ‘coaching metafísico’, ‘lectura corporal’, y llevados a cabo por ‘promotores emocionales’ y ‘coachs de la vida’. Cuidado. No solo les quitarán sin esfuerzo su dinero, sino que pueden perder algo más que lo económico. Otro problema es que muchos de los que caen en sus cuentos son personas sugestionables, desesperados o bien con poco espíritu crítico, muy confiados, que caen en sus cantos de sirena y arrastran, por ende, a más incautos a visitar a estos vendedores de sebo de culebra.

Es hora de que el Colegio de Psicólogos y las Facultades de Psicología más representativas del país se pronuncien seriamente y avisen y denuncien a estos malos psicólogos, como a los usurpadores, algunos aún alumnos de Psicología y otros venidos del mundo de los negocios y del marketing, incluso ya con centros de atención formados y funcionando. ¡Zapatero a tus zapatos!