Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.245


Año del Buen Servicio al Ciudadano
JUEVES 21

de setiembre de 2017

EL ESTADO EN ACCIÓN

Dar esperanzas

Catorce de cada 100 niñas y adolescentes peruanas dejan los estudios a causa de un embarazo. El Ministerio de Educación brinda alternativas a esta población para que salga adelante.

12/7/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

1. Hay una diferencia entre la alegría de cualquier adolescente que termina el colegio y la de una chica convertida en mamá, para ella ese cartón es una herramienta que le permitirá salir adelante. Vale oro.  

Finalmente, Ashley ha terminado la secundaria. En el 2015 tuvo que interrumpir sus estudios. Tenía 16 años y mucha vergüenza: había quedado embarazada. Sus padres le cerraron las puertas. El padre de su hija, también.

Ella sabe que te queda poco margen de progresar si no acabas los estudios. Pueden contratarte de personal de limpieza, pero te pagan una miseria: 650 soles por 12 horas al día y sin derecho a nada. Te explotan.

Hace dos semanas, Ashley celebró su graduación junto a otras 15 chicas de su salón, después de cuatro meses de estudio. Casi todas, muy jóvenes y madres solteras.

Estudiaba de 14:30 a 21:00 horas. Llevaba a su bebé, ya que, gracias a un convenio, el centro de educación básica alternativa (CEBA) Estados Unidos, en Comas, contaba con una guardería. Ellas podían dar de lactar a sus bebés y seguir estudiando.

Una psicóloga las visitaba cada martes para que no dejaran de estudiar (dos chicas del aula no volvieron clases).

–Yo decidí retomar mis estudios. Quiero darle lo mejor a mi hijita –dice.

Ahora busca trabajo con su secundaria acabada. También quiere estudiar una carrera técnica “para poder saber algo”. Y luego estudiar Contabilidad.

–A las chicas que salen embarazadas les digo que no dejen sus estudios. No tengan vergüenza. No se queden.

2. Se ha difundido el informe anual En deuda con la infancia, que la organización Save The Children realiza en más de 170 países. Señala que, en el Perú, 14 de cada 100 niñas son madres o están embarazadas.

La cifra se ha mantenido por más de 20 años. En el caso de zonas rurales, la data sube.Cada 35 de 100 niñas resultan embarazadas, dejan la escuela, empiezan a trabajar. Se incrementa cuando se trata de los que no han acabado la primaria: 38 de cada 100.

–Esta condición está tan asociada a la falta de oportunidades. Las cifras solas lo revelan –opina María Villalobos, directora de Save The Children Perú.

El informe comparó data oficial de las distintas fuentes gubernamentales, como el Ministerio de Trabajo, la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) o la del Seguro Integral de Salud (SIS) y la confrontó con las de otros países.

–América Latina, a pesar de tener índices mejores que África, es la segunda región con más embarazos adolescentes. Y el Perú tiene la data alta de la región. Eso podría darse también porque el país registra cada vez más y mejor. Pero los embarazos adolescentes están asociados, muchas veces, a la violencia sexual –dice Villalobos.

De las instituciones firmantes sobre el Plan Multisectorial de Prevención de Embarazo 2013-2021 Adolescente, solo el Ministerio de Salud ha detallado que invierte 5 soles por cada adolescente; el resto de los sectores no tiene claridad cuánto define para ese tema, opina.

3. A diferencia de las instituciones de educación básica regular, los CEBA deben de enfatizar el acompañamiento socioemocional de las alumnas, ofrecer herramientas de cuidado materno-infantil, y atender a sus hijos.

María Diez Hurtado, asesora de la Dirección de Educación Básica Alternativa (DEBA) del Ministerio de Educación, recuerda que algunos CEBA tienen ese modelo de atención, gracias a convenios con algunas oenegés. Y han desarrollado pequeñas guarderías mientras las madres estudian.

Y es que el principal problema para las madres adolescentes es con quién dejan a sus bebés. Es un factor por el que muchas no se animan a volver a las aulas.

No hay una cifra oficial de las niñas-mamás que estudian, porque la mayoría no declara que son madres adolescentes.

Minedu ha desarrollado, desde 2015, las becas ‘Doble Oportunidad’, que permite a un grupo aún reducido terminar en dos años la secundaria y, en paralelo, acabar una carrera técnica. Se busca que este programa crezca, pero se necesita que los CEBA cuenten con espacios de guarderías, si no, las chicas se retirarán.

Existe ya una alternativa de educación semipresencial, tres veces por semana. Y desde este año un programa a distancia virtual, para que solo asistan al 10% del CEBA y el resto lo hagan desde casa por internet.