Tipo de cambio:

Compra: 3.232

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 12

de diciembre de 2017

FEDERICO ARNILLAS LAFERT. PRESIDENTE DE LA MCLCP

“Debemos trabajar en forma ordenada en la reconstrucción”

Entrevista. El titular de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza destacó la importancia de contar con una estrategia múltiple, para que cada sol que se utilice en los diversos proyectos tenga el mayor efecto benéfico posible.

27/11/2017


Percy Buendia Q.

pbuendia@editoraperu.com.pe

–¿Cuál será el aporte de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP) en este papel de la sociedad de fiscalizar las obras de reconstrucción?

–La Mesa tiene mecanismos que llamamos de seguimiento concertado y funciona en los escenarios en los que el Estado y la sociedad comparten objetivos comunes. Es muy importante que el Estado y la sociedad estemos buscando confluir en una estrategia de reconstrucción, que permita restituir efectivamente los derechos que han sido afectados por el Fenómeno El Niño Costero y generar condiciones para que esta situación no se repeta. Eso supone no solo una mirada de corto plazo, sino también una de mediano y largo plazos.

De lo que se trata es que cada sol del Estado y sociedad, que se use en el proceso de reconstrucción, vaya efectivamente a garantizar este objetivo, y esa es la combinación de criterios para los cuales estamos trabajando.

–¿Qué más se busca de este proceso?

–Buscamos que haya muchas miradas puestas sobre el proceso en su conjunto, sobre el proceso de reconstrucción, en general, y sobre cada intervención, en particular. Los grupos de trabajo en las regiones se estarán integrando a los actores públicos y de la sociedad civil, y la idea es ir monitoreando el proceso para ir viendo cómo se lleva a cabo.

Esa es nuestra tarea: mirar que las soluciones sean las mejores, que el proceso de gestión sea limpio, el adecuado, y que los resultados estén a la vista, que se puedan registrar y mostrar. Es lo que como MCLCP buscaremos, más que en una lógica de confrontación, en una de cooperación entre el Estado y la sociedad.

–¿Esta experiencia de participación ciudadana en la vigilancia de las obras puede servir con vista al futuro para las obras rutinarias que ejecuten los gobiernos regionales y locales?

–La primera cosa es que respetamos el derecho de la sociedad a la vigilancia, que nace a partir de una situación de desconfianza entre las partes. Nosotros preferimos, a partir de una necesaria cooperación mutua, que el supuesto sea más bien afirmativo y proactivo.

Antes de pensar en que la gente va a robar la plata del Estado, razonamos que la población buscará hacer lo mejor que pueda y será mejor si los que tienen que beneficiarse con ese gasto público son parte no del problema, sino de la solución.

Su voz, opinión, propuestas y conocimiento del territorio se incorporarán para diseñar las propuestas más adecuadas. Ese es el enfoque sobre el cual trabajamos, lo hemos hecho antes y lo hacemos de manera permanente.

La Mesa realiza un seguimiento a la acción pública, están los reportes de seguimiento qué vamos publicando sobre diversos temas y que buscan dar cuenta de cómo en diversos espacios del país las políticas públicas, sean nacionales, regionales o locales, están respondiendo a estas necesidades de la población. Todos podemos equivocarnos, lo importante es que no haya mala fe; lo trascendente es que si nos equivocamos, podamos aprender de los errores y mejorar las estrategias de intervención.

–¿Cuál debe ser la actitud de los pobladores de las zonas afectadas en cuanto a la fiscalización de las tareas de reconstrucción?

–En la participación de la viabilización de las propuestas. Insisto, hay que ir más allá de la vigilancia, hay que ir a un papel proactivo de iniciativas, de propuestas, que permitan que Estado y sociedad trabajemos juntos.

Los afectados son también las autoridades locales y regionales que han sufrido, en varios casos, los impactos negativos de El Niño Costero, en diferentes formas. De lo que se trata es que lo que se sufrió primero no se olvide, y ¿por qué no hay que olvidar? para no cometer los mismos errores del pasado reciente.

No es la primera vez que llueve, ni que se desbordan los ríos, no es la primera vez que caen los huaicos; entonces, recordar eso es muy importante para que las intervenciones que hagamos tengan en cuenta justamente esos factores de riesgo y sean eficaces.

La segunda cosa muy importante es que el Estado solo no puede resolver las cosas, la sociedad sola tampoco, entonces tenemos que trabajar en forma ordenada y concordada. En ese proceso hay que ir aprendiendo de las cosas que hacemos bien, también de las que hacemos mal para no repetirlas. Por eso, debe ser no un círculo vicioso, sino una espiral virtuosa, que cada vuelta de la manivela no nos retraiga al mismo sitio, sino que nos lleve a uno mejor.

Uso estratégico de los recursos económicos

–¿Las autoridades del norte y de otras zonas afectadas ya están involucradas al 100% en este proceso de reconstrucción?, ¿cuál es su percepción?

– Las autoridades no se han sentido acogidas por el Gobierno y, en simultáneo, el Ejecutivo pensó que las autoridades regionales y locales son un obstáculo. Esa relación entre los tres niveles de gobierno hay que cambiarla. Invitamos a los tres niveles de gobierno a trabajar juntos, a poner por delante el desarrollo local, regional y a cumplir lo que es efectivamente el rol subsidiario del Ejecutivo y eso supone ayudar a las regiones y municipios a contar con las capacidades que se necesitan.

–¿ La reconstrucción es una oportunidad para avanzar en la lucha contra la pobreza?

– La reconstrucción es el único camino que tenemos para avanzar. El Niño Costero tuvo un efecto negativo sobre la lucha contra la pobreza, nos hizo retroceder, entonces debemos ponernos todos de acuerdo y trabajar para avanzar. Ahora, está viniendo probablemente una Niña, y eso quiere decir que en algunas zonas, y ya lo estamos viendo en la región San Martín, se registran lluvias inesperadas, entonces hay que prepararnos para cada escenario. La reconstrucción no se puede hacer solo pensando en un tipo de fenómeno, sino también debe considerar a todos los que ocurren en el país, que son múltiples. Debemos poseer una estrategia múltiple, para que cada sol que usemos tenga el mayor efecto benéfico posible.