Tipo de cambio:

Compra: 3.231

Venta: 3.236


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 13

de diciembre de 2017

El buen momento minero

Una nueva ola de inversiones llega al sector minero y es consecuencia no solo del aumento del precio de los metales que producimos, sino también por la gestión que está realizando el Poder Ejecutivo para atraer más capitales, simplificar los procedimientos y, sobre todo, propiciar la confianza del inversionista. Todo esto da como resultado una buena perspectiva para esta industria en los próximos años.

26/9/2017





La ministra de Economía y Finanzas, Claudia Cooper, anunció en el encuentro empresarial minero Perumin 2017 que en lo que va del año se han invertido 2,372 millones de dólares en diversos proyectos mineros a escala nacional, y que el 2017 el sector crecerá por primera vez, después de caer por tres años consecutivos.

El Perú –dice– vive una nueva ola de inversión minera, debido a la mayor confianza empresarial y a los mejores precios de los metales; prueba de ello es que los capitales para exploración aumentaron 25% en el transcurso del 2017.

Ayer, en el Diario Oficial El Peruano, el presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Luis Marchese, informó que las inversiones mineras estarán entre los 4,500 millones y 5,000 millones de dólares al cierre del presente ejercicio, marcando una nueva dinámica en este sector.

A su turno, la titular de Energía y Minas, Cayetana Aljovín, desde el inicio de su gestión anunció un proceso de simplificación administrativa, que pasó de 25 trámites en el 2015 2 a 265 actualmente, lo que dificulta el avance de esa actividad productiva.

Y para completar el cuadro, la ministra del Ambiente, Elsa Galarza, ha señalado que los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) se aprueban en seis meses, porque ahora ya no son los estudios enciclopédicos de antes, sino que van directamente al grano, ahorrando tiempo y facilitando el inicio de las operaciones.

Un buen momento para la minería en el país, y resulta indispensable aprovechar al máximo este contexto, y en ese sentido reforzar las acciones para atraer capitales y simplificar las operaciones.

El Perú es un país minero, y esta condición debe ser aprovechada al máximo para nuestro desarrollo, con responsabilidad, respetando el medioambiente y retribuyendo a las comunidades las inversiones, como ocurre con el canon. Es cierto, también, el reto de transformar nuestra industria primaria exportadora en una con valor agregado.

La minería paga impuestos, genera puestos de trabajo, directa e indirectamente, y dinamiza la economía regional, además de ser factor de desarrollo para las regiones donde opera.

Solo entre el 2013 y el 2017 las regiones y municipios recibieron 12,415 millones de soles por concepto de canon.

La minería se convierte en este momento en un elemento importante, luego de los golpes que significaron para el país El Niño Costero y el escándalo de Lava Jato. Trabajemos todos para que este clima se mantenga en el tiempo, a nivel político y económico, dentro de un Estado de Derecho e instituciones autónomas e independientes.