Tipo de cambio:

Compra: 3.231

Venta: 3.236


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 13

de diciembre de 2017

ENFOQUE

El desafío de gestionar ciudades sin conflicto

En un panorama urbano de crecimiento poblacional desordenado, con viviendas hacinadas en la periferia, dificultades de abastecimiento óptimo de servicios básicos, informalidad del transporte público, cabe preguntarse qué soluciones necesitamos para gestionar mejor el desarrollo de las ciudades y reducir los costos y reclamos sociales que todo esto desencadena.

3/10/2017


Pilar Marín Bravo

Periodista

Una rápida mirada a los peligros de la autoconstrucción y el asentamiento informal de viviendas, los problemas del comercio ambulatorio o el caos del transporte público que impide el acceso rápido y eficiente para movilizarse en la ciudad, revelan la urgencia de diseñar políticas de planificación urbana a mediano y largo plazo que prioricen el crecimiento de ciudades más ordenadas y más habitables socialmente.

Una investigación realizada por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) identificó las tres razones fundamentales por las cuales la planificación urbanística es un obstáculo para el avance de la región: el hacinamiento de viviendas en barrios vulnerables, los problemas del transporte público y el trabajo informal.

El problema es una realidad común en la región. Actualmente, el 80% de los latinoamericanos viven en las ciudades y se calcula que para el año 2050 el porcentaje subirá al 90%. Ante esta proyección, la advertencia de los expertos es clara. Si las ciudades crecen en forma desordenada y no se les facilita el acceso a mejores oportunidades y condiciones para vivir, aumentarán los reclamos sociales y el costo será mayor.

El daño causado por las inundaciones y huaicos durante el Fenómeno El Niño Costero este año, nos demostró las consecuencias de la informalidad de viviendas asentadas en zonas vulnerables. Hoy la amenaza de un movimiento sísmico reaviva la polémica de la autoconstrucción en asentamientos humanos o zonas de riesgo.

Se estima que cerca de un 25% de los latinoamericanos viven en asentamientos informales, lo que trae como consecuencia dificultades para acceder a servicios básicos, al estar desconectados y verse obligados a recorrer grandes distancias para acceder a sus destinos de estudio o de trabajo.

Algunos anuncios hechos por el Poder Ejecutivo, como la ampliación de la Línea 1 del Metro, desde Villa El Salvador hasta Lurín, son una muestra de acercar a la población hacia sus destinos y facilitar el desplazamiento de los usuarios más perjudicados por la falta de un transporte más eficiente.

La planificación urbana requiere de voluntad política y de concertación de intereses; de acuerdos institucionales en toda la ciudad para generar mejores oportunidades económicas. También de crear conciencia que una ciudad que crece con viviendas seguras, con acceso a servicios básicos, mejor conectada, será una ciudad que asegure su crecimiento y el bienestar de sus habitantes.