Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 26

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

XIMENA ARROYO. ACTRIZ Y DIRECTORA

“El éxito depende de la constancia”

Reconocida actriz, al frente de la A. A. A., reflexiona sobre el desarrollo de la escena teatral peruana.

30/12/2018


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Con una dilatada carrera como directora y actriz, Ximena Arroyo se mantiene al frente de la Asociación de Artistas Aficionados (A. A. A.), emblemática institución que fue pieza importante del movimiento cultural peruano y hoy es un espacio donde el teatro y el talento conviven de manera tal que el arte que aquí se gesta marca, sin duda, las raíces de lo que será la escena nacional peruana en las próximas décadas.

–La Asociación de Artistas Aficionados (A. A. A.) acaba de cumplir 80 años y, además de una productora de obras, se ha convertido en un semillero de talentos. ¿Cómo ves a las futuras generaciones?

–A grandes rasgos, en primer lugar, hay muchísimos jóvenes interesados en esta carrera. Gente con mucha pasión y ganas; eso es muy bueno. Prefiero no hablar de talento –que lo hay y mucho–, sino más bien de esas ganas de hacer y el ímpetu que poseen. Finalmente, el “éxito” no solo depende del talento, sino también de la constancia y el profesionalismo, que finalmente garantizan un gran resultado. Por otro lado, en lo referido a la producción, siento que es un tema frágil y hay que fortalecerlo.

–¿Cuál es la base de todo aquel que recién empieza? ¿Qué aconsejas a los alumnos que pueden dedicarse profesionalmente a las artes escénicas?

–Es complicado, pero creo que sería crear con un profundo amor y respeto por lo que hacen. También mucha rigurosidad, nunca confiarse. Por ello el compromiso y la constancia son básicos. Idear, por ejemplo, formas de producción, innovadoras y atractivas.

–Además de actriz y directora, eres docente. ¿En qué momento diste ese paso hacia la enseñanza?

–Hasta hoy dicto el taller de juegos teatrales para niñas y niños en la A. A. A. También lo hice en Pachacútec. Me encanta enseñar. Siento que es un deber impulsar espacios en los que el niño pueda crear, expresarse, mirarse, reconocerse –sin juicio– como un ser único, irrepetible y maravilloso. Empecé en la asociación en el 2002 y luego he dictado en diferentes instituciones. También dicté durante tres años en la universidad, una experiencia distinta, pero igual de bonita.

–¿Recuerdas a algún mentor en tu vida, además de tu madre, Sonia Seminario?

–Claro, debo recordar a mis maestros Reynaldo D’Amore, Edgar Saba, Alberto Ísola.

–Da gusto ver que los alumnos con potencial se convierten en talentos reales, ¿consideras que la A. A. A. es una cuna de figuras?

–Infinidad de personas han pasado por esta casa. Si miramos hacia atrás tenemos a Saby Kamalich, Ricardo Blume, Pablo Fernández, Sonia Seminario, Luis Álvarez, Jorge Montoro, Carlos Tuccio, Coco Chiarella, Lilian Nieto, Carlos Mesta, José Luis Ruiz, solo por mencionarte algunos.

–¿Cómo ves el panorama en cuanto a producciones teatrales? ¿Existe ese boom?

–Bueno, se está haciendo mucho teatro, pero la mayoría con poco público. Ese es uno de los problemas transversales, con días buenos y malos o muy malos. La mayoría de grupos o equipos cree que el secreto está en poner su obra en Miraflores, San Isidro o Barranco, pero no es verdad. No hay suficiente público. Y al irnos al centro o a zonas periféricas, el tema es el precio; debe cobrarse muchísimo menos. Insisto en que debemos promover estrategias puntuales para formación de públicos, que se genere la necesidad.

–¿Qué proyectos trabaja la A. A. A.?

–En el 2019 se viene con todo. Tenemos ballet, teatro y clown para niñas y niños, adolescentes y adultos. También entrenamiento actoral, laboratorio teatral, entre otros, y todo a precios asequibles.

–¿Y respecto a las temporadas teatrales?

–Serán muy variadas. Distintos grupos han pedido la sala, así que estamos organizándolo. En enero estará la CIA Anita Santa Cruz y Espacio Libre.