Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 19

de noviembre de 2017

PALABRAS

El lenguaje y la lucha anticorrupción

Con el nombre de Política Nacional de Integridad y Lucha contra la Corrupción se publicó el 14 de setiembre de 2017 el decreto supremo que aprobó esta sistematización del debate y contribuciones que emprende el Estado peruano con el sector privado y la sociedad civil desde el año anterior. Es un documento que brinda bases legales, análisis de componentes, estándares institucionales y hasta un listado de referencias bibliográficas; aquí, la palabra investigación figura una treintena de veces.

10/11/2017


Juan Manuel Chávez

Escritor

Desde el principio, destaca un diagnóstico que plantea lo siguiente: “La corrupción ha sido identificada como el principal problema que debilita a los sistemas democráticos, debido a que afecta directamente el desempeño de las instituciones y la optimización de los recursos”. En tal sentido, se afronta el sostenimiento del país y la preservación de su régimen, frente a lo cual hay factores de incidencia. De esta política nacional se desprende que la corrupción tiene o puede tener su origen, entre varios más, en la falta de información oportuna, adecuada, ordenada y transparente.

En este escenario, ¿la lucha contra la corrupción tiene algo que ver con el manejo del idioma? Por supuesto. Si la información que se moviliza entre el personal de las instituciones y la ciudadanía llega a destiempo, se demora o posterga, podría cimentar las bases para actos de corrupción; si no se brinda de un modo apropiado para los fines que se necesita o requiere, podrían cimentar las bases para actos de corrupción. Si la información que se moviliza entre el personal de las instituciones y la ciudadanía carece de una organización que facilite su comprensibilidad y accesibilidad a quienes se dirige, podrían cimentar las bases para actos de corrupción; si desdeña la claridad en la expresión y, por el contrario, se oscurece el fondo del mensaje, podrían cimentar las bases para actos de corrupción.

En síntesis, cuando hablamos de información podemos estar virando la temática hacia las redes que se entretejen para instalar la corrupción, toda vez que esta información carezca de calidad compositiva o sufra alteraciones que la enmarañan intencionalmente.

La suficiencia en el manejo del lenguaje no es un mero asunto de ortografía, gramática y redacción para decir y trasmitir; nunca lo ha sido. Desarrollar el vocabulario, vigorizar las oraciones y cohesionar los párrafos rebasa las fronteras del idioma. Dominar las estrategias para exponer, describir, narrar y argumentar es un salto del ámbito lingüístico al político. Como nunca antes, tenemos la responsabilidad de preservar lo más ordinario e íntimo que tenemos: las palabras con que abrimos nuestro mundo interior a los demás; evitar que otros se apropien de su poder para fines que nos superen y nos arrasen. Por ello, la comunicación como aspiración humana y nexo interpersonal está en el núcleo de las cuestiones sobre el pundonor y la integridad.