Tipo de cambio:

Compra: 3.281

Venta: 3.285


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 16

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

El necesario equilibrio sociedad-naturaleza

A propósito del Día Mundial del Agua, las Naciones Unidas publicó el Informe de Síntesis 2018 sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº 6 –relacionado con el agua y el saneamiento– que debe alcanzarse en el 2030. El referido objetivo fija una línea “para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible”.

21/3/2019


José Luján Cárdenas

Periodista y sociólogo

Cuatro años después de acordado los ODS por 193 países, no hay avances importantes en el mundo, especialmente en los países en vías de desarrollo, fundamentalmente por la escasez presupuestal.

Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó un informe sobre el progreso y los desafíos regionales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe, donde alertó que los ODS referidos al aprovechamiento de los recursos naturales no avanzan “y la gestión de los recursos hídricos se halla en una situación muy comprometida”. No obstante, el documento reconoce que el Perú (octavo país con mayores recursos hídricos), en razón de su crecimiento económico por encima del promedio regional, tiene grandes posibilidades de revertir la situación.

Pero no es tan simple. A diez años de la Ley Nº 29338 de Recursos Hídricos, los resultados no han sido los esperados. Voluntad política existe, mas la debilidad es la carencia de calidad y efectividad de la gestión, con una falta de visión estratégica y holística, multisectorial, multidisciplinaria y prospectiva. Es insuficiente la articulación interinstitucional y el financiamiento y son precarias la información, la tecnología y la investigación, amén de una organización hídrica que no responde a la realidad nacional.

Entre tanto, el agua se pierde en el mar y el estrés hídrico avanza en el país, con un panorama sombrío al 2040 –según alerta el World Resources Institute–, donde los conflictos por el agua aumentan, según la Defensoría del Pueblo. Se trata de síntomas reñidos con la seguridad hídrica.

Economía circular, gobernanza hídrica, infraestructura verde, investigación, tecnología, innovación y desarrollo, gestión estratégica socioeconómica y medioambiental, mitigación y adaptación al cambio climático, e integración, concienciación y participación de los actores, son temas cruciales en un entorno de globalización y cambio acelerado.

La problemática hídrica es un tema transversal que afecta a todos los seres vivos y las diversas actividades humanas. Si no existe una administración inteligente de las fuentes naturales, con políticas sectoriales que la integren al servicio público de agua y saneamiento, gestionando el equilibrio sociedad-naturaleza, no habrá progreso humano sostenido y mucho menos lograremos cumplir con los ODS, condición ineludible para que el Perú se incorpore a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).