Tipo de cambio:

Compra: 3.336

Venta: 3.340


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 21

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

RICHARD HIDALGO, MONTAÑISTA INMORTAL

El peruano que tocó y se quedó en el cielo

La noticia tomó por sorpresa a las redacciones, y entristeció al Perú entero. Richard Hidalgo, el montañista peruano que hizo de los 8,000 metros de altura su espacio de dominio, fue hallado muerto ayer en la tienda que había instalado en el monte Makula, la quinta montaña más alta del mundo, ubicado en el Himalaya.

9/5/2019


Eduardo García Zúñiga eagarcia@editoraperu.com.pe

Eduardo García Zúñiga

eagarcia@editoraperu.com.pe

El cuerpo de Hidalgo Jara fue hallado sin vida por miembros de su expedición Seven Summits Treks, cuando fueron a verlo debido a que no despertaba por la mañana. Al parecer, dijeron, murió mientras dormía.

Hidalgo y los miembros de la expedición estaban en el Campo 2 del Makula, a 6,500 metros sobre el nivel del mar. El montañista peruano quería coronar la cima de este monte (de 8,481 metros) sin el uso de oxígeno suplementario.



De haberlo conseguido, hubiera sido su sexta montaña con más de 8,000 metros de altitud en escalar, tal como lo hizo antes con el Annapurna (8091 m), el Cho Ouy (8,201 m), el Manaslu (8,163 m), el Gasherbrum II (8,035 m) y el Shisha Pangma (8,027 m). Todos en el Himalaya.

Según la información dada por sus compañeros de expedición, las últimas horas del montañista transcurrieron con la normalidad propia de la misión, y nada hacía presagiar el lamentable desenlace.

A eso de las 9 de la noche del martes, Hidalgo y los sherpas (pobladores de Nepal que se desenvuelven bien en las alturas) se metieron en sus tiendas para descansar, pero al día siguiente, al no verlo, entraron en su tienda y lo hallaron sin vida.

Hombre sencillo y risueño, Richard partió a la eternidad cuando se había propuesto escalar las 14 montañas más altas del mundo hasta el 2021, para ofrecer ese triunfo a todos los peruanos, como homenaje al Bicentenario de la Independencia que celebraremos en ese año. Estaba a punto de coronar su sexta montaña, y pensaba hacerlo sin oxígeno suplementario.



Conocida la noticia, las muestras de pesar no se hicieron esperar, desde el Gobierno, por intermedio del presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, el Instituto Peruano del Deporte (IPD), congresistas y deportistas (ver recuadro).

Siempre en el límite.

Pero la muerte no era la primera vez que llamaba a la puerta del montañista peruano. En junio del 2009, Hidalgo estuvo a solo 300 metros de conquistar la cumbre del Everest (8,848 metros de altitud), la montaña más alta del planeta, el mayor desafío para cualquier montañista, pero no consiguió su objetivo debido al mal tiempo.

En esa ocasión, tras escalar con esfuerzo más de 8,300 metros, los poderosos vientos monzón y los varios metros de nieve acumulados durante días tornaron extremadamente complicado y peligroso completar el ascenso a la cima del Everest, que ese año cobró la vida de cuatro expedicionarios.

Ante este panorama, Hidalgo –junto a colegas canadienses que lo acompañaban– decidió descender la montaña cuando el cansancio y los síntomas de congelamiento, como el cosquilleo en los dedos de los pies, se hicieron sentir con fuerza, producto del inclemente clima.

En abril del 2015, otra vez el Everest marcó su camino, cuando felizmente salió bien librado de una avalancha que mató a una veintena de personas, en su segundo intento de coronar la montaña, también sin oxígeno suplementario.

El peruano estaba a seis horas del campamento base cuando un terremoto de 7.9 grados en Nepal ocasionó un alud que cubrió ese puerto. En el lugar estaban los andinistas peruanos Víctor Rimac y Holmes Pantoja, quienes sobrevivieron a la avalancha.



Paradójicamente, Hidalgo le tenía miedo a las montañas, pero convertía esa debilidad en la fuerza que necesitaba para seguir adelante.

“Sí tengo miedo en la montaña. Y creo que el miedo es importante porque te permite regular hasta dónde mandarte. Porque si no tienes miedo, eres un loquito temerario, te mandas y por ahí te puede suceder muchísimas cosas”, confesó el año pasado en una entrevista concedida a la agencia Andina.

Hidalgo Jara ha sido miembro de la primera expedición peruana en ascender una montaña de más de 8,000 metros; el primer peruano en subir una montaña en Pakistán y el único peruano que ha logrado la cumbre en cinco montañas de más de 8,000 metros sin oxígeno suplementario.

“Cuando recién me iniciaba en este deporte, al igual que el inicio de cualquier cosa nueva en la vida, llegar a la cumbre de un 8,000 parecía imposible, pero hoy en día no solo significa una meta alcanzada, sino también la base para alcanzar retos aún más grandes”, dijo alguna vez.

Ha muerto Richard Hidalgo y lo ha hecho, como se dice, en su ley, escalando una montaña, y con la mirada puesta en ese infinito que ahora lo arropa.

Lamentan partida

El presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, lamentó el fallecimiento de Hidalgo: “Que permanezca entre nosotros el espíritu de desafiar los límites y de llevar siempre al Perú a lo más alto”, escribió en sus redes sociales.

El Instituto Peruano de Deportes (IPD) también expresó su solidaridad a la familia y amigos del deportista.

“Será recordado por sus exitosas expediciones y conquistar los cielos de las montañas más altas del mundo. Descansa en paz”, reza un tuit de la institución.

Mientras tanto, la congresista Paloma Noceda (AP) dijo que se trata de una lamentable pérdida para el país, Hidalgo colocó la bandera peruana en las montañas más altas del mundo.