Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 18

de octubre de 2017

El Presidente en el Vaticano

La primera impresión que deja el encuentro del viernes entre el presidente Pedro Pablo Kuczynski y el papa Francisco, en audiencia privada en el Vaticano, es que tenemos un sumo pontífice informado e interesado en los problemas del Perú, lo que anticipa que en enero del próximo año, cuando visite el país, traerá un mensaje pensado y meditado para nuestra realidad.

24/9/2017


El Mandatario declaró a los medios de comunicación que el diálogo que sostuvo con el Santo Padre incluyó temas como la corrupción y la problemática ambiental de Madre de Dios, que forma parte de su gira al Perú; y que incluso su santidad se mostró interesado en los recientes cambios ministeriales, además, por supuesto, de asuntos globales, como el cambio climático y la lucha contra la pobreza.

El objetivo del viaje presidencial fue oficializar la invitación a Francisco para que haga una visita a nuestro país desde el 18 hasta el 20 de enero del 2018, en la que incluirá las ciudades de Lima, Trujillo y Puerto Maldonado, en lo que constituye la segunda llegada de un papa al Perú, después de 30 años, cuando recibimos a Juan Pablo II.

El Jefe del Estado estuvo acompañado en esta ocasión por el canciller Ricardo Luna; el ministro de Trabajo, Alfonso Grados; y por su esposa, Nancy Lange.

De acuerdo con el Dignatario, el Sumo Pontífice está muy entusiasmado con su visita al Perú, y añadió que ambos tuvieron una “magnífica conversación” de 30 minutos.

Al Santo Padre le interesó mucho la problemática de Madre de Dios, que tiene que ver con la depredación de los bosques, la trata de niños y mujeres, y la minería ilegal. La respuesta del Mandatario fue informarle de las acciones que realiza su Gobierno para terminar con esos males.

En el tema de la lucha anticorrupción, Kuczynski adelantó a su ilustre interlocutor la intención del Perú de presentar en la Cumbre de las Américas, que se celebrará en Lima en abril del 2018, la propuesta de crear una corte interamericana contra la corrupción, previa coordinación con otros países.

Mención aparte merecen los regalos que llevó la delegación oficial peruana: un varayoc, que es un bastón de mando inca; y una pintura cusqueña de la Virgen Desatanudos, en tanto que el edecán del Presidente le entregó a su santidad la camiseta de la selección peruana de fútbol, con su nombre en la espalda, a pocos días del encuentro entre el Perú y su país, Argentina, por la clasificación al Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Como vemos, se trató de un encuentro muy cordial, con un pontífice cercano a los sentimientos del Perú. No debería sorprender esta actitud de Francisco, que desde su llegada al papado ha demostrado sencillez, humildad en su vida diaria y franqueza para abordar los problemas del mundo, incluso aquellos que son polémicos para la Iglesia católica.