Tipo de cambio:

Compra: 3.232

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 12

de diciembre de 2017

El presupuesto del crecimiento

Después de escuchar a la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, y la ministra de Economía y Finanzas (MEF), Claudia Cooper, sustentar el proyecto de presupuesto del próximo año en el Congreso, no cabe duda de que el 2018 se presenta como una gran oportunidad para que el Perú acelere el crecimiento de la economía y, al mismo tiempo, seguir adelante con la revolución social iniciada por el Gobierno, a fin de que más peruanos accedan a servicios básicos.

29/11/2017


En materia económica, la buena noticia es que gran parte del crecimiento estará fundado en factores externos, en tanto que las prioridades son, en el plano político, la reconstrucción con cambios, el impulso de la infraestructura y la revolución social.

En efecto, un entorno internacional favorable impulsa la recuperación de la economía peruana por medio de tres canales: el aumento de nuestras exportaciones, en especial las no tradicionales, debido a la recuperación de la demanda mundial; el aumento de precios de materias primas en el mercado internacional, a favor de productos locales como el cobre y el zinc; y por el último, el flujo de inversiones favorable a mercados emergentes, como el Perú.

Como bien dijo la ministra Cooper en el hemiciclo del Legislativo, el Perú está en una inmejorable posición para crecer al 4% en el 2018, atraer inversiones extranjeras y un mayor flujo de capitales debido a su solidez macroeconómica.

En el plano político, la ministra Mercedes Aráoz ha sido clara en que el Presupuesto General de la República 2018 tendrá como prioridad la revolución social, expresada en más peruanos con acceso a los servicios de salud, educación, saneamiento, vivienda y el agro, con una visión descentralizadora y cierre de brechas de pobreza.

Ejemplo de ello es que la previsión de recursos para la reconstrucción con cambios asciende a 7,078 millones de soles, monto que se invertirá en 13 regiones del país y que ejecutarán ministerios, gobiernos regionales y locales.

Y si antes nos quejábamos del centralismo limeño, ahora la situación es diferente. En el 2017, el 40% de los recursos del presupuesto estaban destinados a Lima y Callao, pero en el 2018 solo serán de 29%, once puntos menos que el año pasado, lo cual implica que se han destinado más recursos a las regiones.

No podemos dejar de mencionar las metas sectoriales, que también reflejan el buen momento del país. En Vivienda, se promoverá la construcción de 35,700 inmuebles para beneficiar a 150,000 peruanos, en tanto se proyectan 117,000 conexiones domiciliarias de agua y desagüe. En Comercio Exterior y Turismo se espera un superávit de 4,800 millones de dólares en la balanza comercial, en tanto se ha proyectado que llegarán 4.4 millones de turistas, lo que generará ingresos por cerca de 5,000 millones de dólares.

En suma, un buen año para la economía y el país, que debe ir acompañado por una estabilidad política basada en la colaboración del Gobierno y el Congreso, así como por el respeto a la independencia de las instituciones.