Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.243


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 21

de agosto de 2017

HISTORIA

El Tribuno de la República

Tribunos eran las autoridades que se ocupaban del dictado y aplicación de las leyes en la antigua Roma. Y ‘El Tribuno de la República’ fue uno de los apelativos que usaba José Faustino Sánchez Carrión, uno de los más importantes precursores de la independencia del Perú, quien decía que era un tribuno pues quería legislar en beneficio del pueblo, deseo que cumplió ampliamente.

12/8/2017


Celinda Barreto Flores

Periodista

‘El Tribuno de la República’ fue también una publicación que editó el prócer porque decía que la imprenta era el único medio de “contener a los déspotas” y de “dirigir la opinión de los ciudadanos”.

Como miembro del Congreso Constituyente convocado por don José de San Martín, Sánchez Carrión participó en la redacción de la primera Constitución Política de la nueva república, en la cual se establecían los poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, además del Electoral. Y, ante el deseo de un grupo de criollos apoyados por el mismo general San Martín, que quería instaurar la monarquía en el Perú, Sánchez Carrión se convirtió en el célebre ‘Solitario de Sayán’, quien, mediante unas cartas firmadas con ese seudónimo, que escribió cuando se recuperaba de un problema de salud en ese pequeño pueblo, se oponía con firmeza a ese sistema de gobierno aduciendo que la monarquía no tenía ciudadanos sino súbditos, personas sometidas a la voluntad de un rey. En cambio, afirmaba, el sistema republicano garantizaba el imperio de la ley y la libertad de los individuos.

Sánchez Carrión era un patriota, para quien lo más importante eran los destinos de la naciente república. Fue por eso que mientras otros precursores participaron en la guerra de la independencia aportando su ideología, él lo hizo poniendo, además, su esfuerzo físico, pues acompañó al Libertador Bolívar, a lo largo de su campaña por el interior del Perú, dejando sus últimos meses de vida en el empeño de consolidar la independencia peruana, lo que se logró luego de casi un año de sucesivas batallas.

Nacido en Huamachuco en 1787, en el seno de una familia dedicada a la actividad minera, murió en Lurín, en 1825, después de haberse desempeñado como el primer ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores de Bolívar, de haber inaugurado en Trujillo, en ese entonces la capital del Perú, la primera Corte Superior de Justicia, sentando así las bases del Poder Judicial del país y de haber dado leyes a favor de la educación y la salud de la población más necesitada.

La vida personal de Sánchez Carrión fue azarosa. Su salud fue siempre precaria y así como, no obstante ser uno de sus grandes anhelos ver al Perú desligado de la corona española, él no estuvo presente en la proclamación de la independencia, pues se encontraba en Huamachuco por la muerte de su padre, tampoco pudo conocer a su última hija, cuyo nacimiento esperaba ansiosamente, pues murió tres meses antes.