Tipo de cambio:

Compra: 3.223

Venta: 3.226


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 22

de abril de 2018

SERGEI SKRIPAL ENTREGABA INFORMACIÓN A LONDRES

Envenenan a ex espía ruso y su hija en Gran Bretaña

Doble agente, que fue juzgado por traición, está en grave estado.

El ex espía ruso Sergei Skripal, condenado en su país por alta traición, está en estado grave en un hospital de Salisbury (centro de Inglaterra) con síntomas de envenenamiento, en un caso que recuerda al de Alexander Litvinenko.

7/3/2018


Londres, Gran Bretaña

EFE

El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, afirmó en el Parlamento que el Gobierno del Reino Unido “responderá con contundencia”, si se descubre que Rusia está detrás de la intoxicación.

Por su parte, la embajada rusa en Londres pidió a las autoridades que le proporcionen información sobre “la situación real” del caso para “poner fin a la demonización de Rusia”.

Inconsciente

Skripal –doble agente al haber colaborado también para el servicio de espionaje británico MI6– está hospitalizado desde el domingo tras ser hallado inconsciente en un banco próximo a un área de juegos infantiles en Salisbury, pero sin señales de lesiones físicas.

El antiguo espía ruso, de 66 años, está ingresado junto con su hija, Julia, de 33 años, quien fue hallada inconsciente junto a su padre el domingo, cerca de un centro comercial.

El ex jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yard Richard Walton admitió que, si hubo en este caso una participación estatal en la intoxicación, puede tener “graves consecuencias” para las relaciones bilaterales entre el Reino Unido y Rusia.

La Policía investiga el origen de la sustancia que habría afectado a Skripal y a su hija, mientras que la cadena BBC informó que dos agentes del condado de Wiltshire, al que pertenece Salisbury, que les atendieron inicialmente, fueron ingresados con “síntomas menores” de intoxicación, como ojos irritados.

La dosis

Los medios han mencionado como posible sustancia el fentanilo, un opioide sintético mucho más fuerte que la morfina, que puede ser mortal incluso en pequeñas dosis.

Skripal fue un antiguo coronel del espionaje militar de Rusia, condenado en 2006 a 13 años de prisión por alta traición, tras ser procesado por haber colaborado durante años con los servicios de espionaje británicos MI6.

En 2010 fue puesto en libertad en un intercambio de espías rusos expulsados de Estados Unidos, canje que se desarrolló en el aeropuerto de Viena, el más notorio desde la época de la Guerra Fría.

Skripal fue llevado al Reino Unido, donde se instaló en Salisbury, donde el exagente llevaba una vida aparentemente muy tranquila.

Promete sanción

En su intervención parlamentaria, el ministro Boris Johnson señaló que “es prematuro especular sobre la precisa naturaleza del delito”, pero reconoció que es lógico que los diputados tengan sospechas.

“Y lo que voy a decirle a esta Cámara es que –añadió–, si esas sospechas prueban estar bien fundamentadas, entonces este gobierno tomará cualquier medida que consideremos necesaria para proteger las vidas de las personas de este país, nuestros valores y libertades”.

El ministro recalcó que si bien no pretende apuntar “un dedo” acusador a Rusia, los gobiernos de todo el mundo deben saber que “ningún intento de acabar con la vida de inocentes en territorio del Reino Unido quedará sin ser sancionado o impune”.