Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 19

de noviembre de 2017

ENFOQUE LABORAL

Es posible facultades delegadas en lo laboral - Parte I

Una de las metas más ambiciosas –pero de innegable importancia– planteadas por el actual Gobierno, es la de incrementar la formalización al doble a la conclusión del período presidencial, esto es, aumentar cada año un 5% la tasa, para pasar del actual 25% a un proyectado 50%. Tarea no exenta de formidables dificultades, si bien del todo necesarias para retomar el crecimiento económico de hace tan solo unos años.

8/11/2017


Germán Serkovic González

Abogado laboralista

A quince meses del inicio de la actual administración, los resultados en esta materia no han sido del todo auspiciosos por una serie de factores, siendo las calamidades que golpearon el norte del país de las más saltantes.

Usualmente, se considera que enfrentar el tema de la informalidad requiere de tres líneas de acción que deben manejarse de modo conjunto.

En primer término, la eliminación de las trabas administrativas y la simplificación de los procedimientos –menos trámites burocráticos en pocas palabras– materia en la que recientemente se han logrado significativos logros.

En segundo lugar, una revisión de las normas impositivas, de tal modo que las nuevas empresas no se vean agobiadas por costos difíciles de asimilar; punto en el que se está avanzando con buen pie.

La evaluación de las normas laborales constituye el tercer elemento. Así, se busca que el costo de la formalidad sea progresivo. Una legislación del trabajo tan onerosa que puede ser asumida solo por las medianas o grandes empresas no guarda sentido alguno y sí garantiza la perpetuación de la informalidad. En este aspecto se observa una labor pendiente.

Luego del debate, la aprobación y casi inmediata derogación de la Ley de Fomento del Empleo Juvenil durante la anterior administración, es bastante comprensible que el Congreso de la República no muestre excesivo entusiasmo en legislar sobre temas laborales. De hecho, en la Comisión de Trabajo del Parlamento descansa plácidamente el proyecto sobre la contratación de los jóvenes, iniciativa del Poder Ejecutivo bastante mejor meditada que la abrogada norma.