Tipo de cambio:

Compra: 3.257

Venta: 3.262


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 17

de diciembre de 2017

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. EMMA DEL CARMEN CAMACHO GONZALES:

Es un galardón trabajar en la Biblioteca Nacional

Bibliotecóloga afirma que la lectura debe ser parte de la vida cotidiana de la gente.

29/11/2017


Susana Mendoza

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es directora técnica del Sistema Nacional de Bibliotecas de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP). Desde que asumió el cargo en abril de este, se ha impuesto como misión crear una red fluvial de bibliotecas y organizar las bibliotecas municipales y regionales del país para dinamizar el conocimiento y la creatividad.

Cuando presentó su tesis sobre Biblioterapia en la Cárcel de Mujeres, tres décadas atrás, empezó a gestarse en Emma del Carmen Camacho Gonzales una relación más amable y humana con los libros. Fue así que abogó para que la lectura sea parte de la vida cotidiana de la gente: tan cercana que aligere sus penas y la proteja de la exclusión social.

Desde abril de este año, su función es coordinar y organizar las bibliotecas municipales y regionales, como asegurar que las instancias descentralizadas de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), conocidas como centros de coordinación que funcionan en Lima, Ucayali, Arequipa y Piura, apoyen su labor.

Pero Emma estuvo antes en la biblioteca, entonces su papel era organizar las bibliotecas públicas y por eso recorrió todo el Perú. Esa experiencia la usa hoy para que las bibliotecas municipales se acerquen a los vecinos.

“La mayoría de los alcaldes hacen poco por sus bibliotecas, las cierran, las convierten en depósitos de libros, pero no las piensan para sus vecinos. Sin embargo, existen dirigentes comunales que llegan a Lima para solicitarnos donación de libros y capacitación, han entendido que las bibliotecas son un espacio de encuentro, transformación y progreso”, sostiene.

Años iniciales

Canteña de origen, durante el período 1988-1993 fue empleada de la Oficina de Procesos Técnicos de la Dirección de Conservación y Restauración, y también de Bibliotecas Públicas de la BNP, en una etapa de cambios sociales y políticos muy intensos en nuestro país.

“Parecía que las bibliotecas iban a desaparecer”, recuerda.

Después de ese tiempo, viajó fuera del país para estudiar una maestría, y ejerció su oficio durante dos largas décadas en bibliotecas universitarias, escolares o especializadas, como la del Hospital del Niño. En cada una de ellas, entendió que la BNP había dejado su impresión.

“La BNP me marcó una visión de trabajo, pues en ese lustro aprendí a valorar la disciplina, el orden y la mística. Para mí, laborar en la Biblioteca Nacional es un galardón, da mucho prestigio”, afirma.

Amante de los libros

Hija de profesores, el amor por la lectura empezó, para Emma del Carmen, con los cuentos que le narraba su padre, profesor de lenguaje de una escuela pública. Se dejaba atrapar por cada historia que escuchaba.

De nuevo al redil, el paréntesis de veinte años le ha dado nuevos bríos. No ha encontrado consolidada la red de bibliotecas públicas que creó, pero sí tiene confianza en la proyección de la red municipal y regional.

“Por eso, estamos abocados a capacitar a todas las personas que trabajan en bibliotecas para que las conviertan en referentes. Si quieren abrir una nueva o mejorarla. Nuestro objetivo es profesionalizarlas para que influyan en su comunidad. Estoy aquí para servir a la población, para que sea vanguardia”. Emma del Carmen cumplirá. 

Hoja de vida

Es bibliotecóloga formada en la Escuela Nacional de Bibliotecarios, y titulada en la UNMSM en 1982.

Tiene una Maestría en Administración de Bibliotecas y Sistema de Información en la Pontificia Universidad Católica de Campiñas, Sao Paulo. Brasil.

Fue bibliotecaria de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), la Universidad del Callao y la Universidad San Ignacio de Loyola, entre otras.