Tipo de cambio:

Compra: 3.266

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 24

de junio de 2018

Gabinete reestructurado

La gobernabilidad es una condición indispensable para llevar adelante las políticas de Estado que apuntan a lograr un país caracterizado por el desarrollo y la prosperidad. En momentos en que el Perú aún se recupera del impacto de El Niño Costero y de un pedido de vacancia presidencial, esa gobernabilidad ahora resulta vital para que las obras de reconstrucción y el fortalecimiento de la institucionalidad sean posibles gracias a la juramentación de un Consejo de Ministros reestructurado.

10/1/2018


Ya lo dijo el presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales (ANGR), Luis Valdez: Ahora le toca a la clase política respaldar al nuevo equipo del Poder Ejecutivo, llamado “el gabinete de la reconciliación”, para que las obras planificadas se efectúen con la mayor eficacia posible, la rehabilitación de las regiones damnificadas por el fenómeno natural sea total y las condiciones de gobernabilidad sean lo más óptimas para evitar el estancamiento del Perú.

Aquí no se trata de girar en círculo sobre los mismos temas de coyuntura política, sino de afinar las estrategias de trabajo y atender asuntos nacionales como la reactivación económica, la optimización del modelo educativo, el fortalecimiento del esquema de salud pública, la lucha contra la delincuencia común y el crimen organizado, el empoderamiento de sectores postergados, el combate contra la pobreza, entre otros.

Como espacio de consenso que contribuye a sentar las bases de una política pública de largo plazo, el Congreso de la República desempeña un papel protagónico en la generación de condiciones necesarias para apuntalar el desarrollo nacional. Es en el hemiciclo parlamentario donde confluyen las fuerzas políticas que tienen la responsabilidad, entre otras, de aportar al Gobierno con el debate y la aprobación de las normas que permitan una continuidad de acción, para que lo iniciado por el gabinete reestructurado permanezca y prosiga con los próximos gobernadores regionales y alcaldes que sean elegidos en los comicios de este año, y con los mandatarios que ocupen el más alto cargo de la Nación.

Hoy más que nunca se requiere persistencia en el esquema de rehabilitación de las regiones afectadas por el fenómeno climático, a fin de evitar cualquier tipo de retroceso y llegar al Bicentenario de la Independencia del Perú con la infraestructura renovada y con un plan previsor de urbanidad, de tal manera que la ocurrencia de anomalías del clima carezca del efecto devastador que presentó el año pasado.

La institucionalidad caracteriza al modelo democrático que practica la nación peruana. Y un ejemplo de ello es el espacio abierto de diálogo y consenso entre los gobiernos regionales y el Poder Ejecutivo (Gore-Ejecutivo), cuyos alcances podrán sopesarse en febrero, cuando los gobernadores tendrán la oportunidad de presentarse ante los nuevos ministros y dialogar sobre sus proyectos y la continuidad de los avanzados anteriormente.

Esta será una oportunidad para que el recién juramentado Gabinete potencie las bases de la gobernabilidad.