Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 21

de octubre de 2017

MUNDO

Implicancias de La Franja y la Ruta

Cinco siglos después de haber decaído la antigua Ruta de la Seda (Seidenstrasse), el 7 de setiembre del 2013, el presidente de China, Xi Jinping, en la Universidad Nazarbayev de Astana, en Kazajistán, propone adoptar un enfoque de cooperación innovador para construir conjuntamente con los pueblos de Eurasia la Franja Económica de la Ruta de la Seda. Asimismo, el 3 de octubre del 2013, en un discurso pronunciado ante el Consejo Representativo del Pueblo de Indonesia, el presidente Xi Jinping, recordando que la región del sudeste asiático había sido desde la antigüedad un centro importante de la antigua Ruta Marítima de la Seda, propone a los países de la ANSEA (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) construir conjuntamente la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI.

30/9/2017


Johnny Montalvo Falcón

Analista Internacional

Ambas propuestas del presidente Xi Jinping se engloban en la iniciativa ‘Una Franja una Ruta’, que busca retomar las antiguas rutas terrestre y marítima de la seda para convertirlas en un proceso de integración abierto de toda Eurasia. La presentación oficial de esta iniciativa se dio durante el Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional (Beijing, 14-15 de mayo del 2017).

En su discurso de apertura del foro, el presidente Xi Jinping señaló que este proyecto es inclusivo y busca crear una enorme familia de coexistencia armoniosa que integre a todas las regiones del planeta, incluyendo las Américas. Una Franja una Ruta representa un hito en la historia de los procesos de integración y mejorará la interconectividad de Eurasia, incluyendo las rutas comerciales de navegación entre China, el Sudeste Asiático, el Océano Índico, las costas del África Oriental, el Mar Arábigo hasta llegar al Mar Mediterráneo.

¿Cuáles serán las implicancias y los principales desafíos de la iniciativa La Franja y la Ruta en el orden internacional?

En primer lugar, La Franja y la Ruta mejorará la interconectividad de toda Eurasia, logrando ampliar la red vial y marítima entre Asia Oriental, Asia Central y Europa. En este sentido, los proyectos de infraestructura (construcción de carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos, gasoductos y oleoductos) se multiplicarán y las relaciones comerciales se intensificarán. Los pueblos más atrasados de Eurasia y África podrán recibir los beneficios de un comercio libre, mejorando también su producción interna para la exportación, así como su conectividad con el resto del planeta. La Franja y la Ruta será el proyecto de infraestructura más grande de todos los tiempos y formará parte de los aportes que China ha dado a la humanidad para crear un mundo que se desarrolle en paz y armonía, expandiendo el comercio libre por todos los continentes.

En segundo lugar, desde un punto de vista económico y financiero, el establecimiento del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras y del Fondo de la Ruta de la Seda, que vienen financiando proyectos de infraestructura y conectividad en los países de Asia Central y África, constituyen desafíos de mayor competitividad, eficiencia y eficacia de gestión de recursos para las organizaciones financieras, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo Asiático, dominados por Estados Unidos o Japón. Sobre todo tomando en consideración que los organismos financieros creados por China vienen otorgando fondos en moneda local a los países de Eurasia para hacer realidad la iniciativa de La Franja y la Ruta, fomentando mediante ese mecanismo la cooperación de beneficio recíproco ‘ganar-ganar’.

En tercer lugar, desde el punto de vista geopolítico, la iniciativa de La Franja y la Ruta ha generado algunos temores en círculos occidentales que siguen observando el mundo con la lógica de la Guerra Fría y para quienes la preponderancia sobre el continente euroasiático es la base central de la primacía global. Por esta razón, algunos analistas occidentales señalan que La Franja y la Ruta es un desafío a la hegemonía norteamericana y esconde el interés del Gobierno chino de alcanzar la hegemonía mundial. Para comprender este punto de vista debemos tomar en consideración que el trayecto de La Franja y la Ruta concentra el 75% de la población mundial, el 60% del PNB mundial y el 75% de los recursos energéticos del planeta.

Sin embargo, el Gobierno chino ha señalado en repetidas ocasiones que La Franja y la Ruta es una propuesta pacífica de integración de los pueblos diseñada de acuerdo con los principios de la Coexistencia Pacífica de las Naciones Unidas y no persigue la creación de un poder hegemónico dominante en Eurasia. La iniciativa china busca convertirse en un camino de apertura para sostener y cultivar una economía mundial abierta.

La iniciativa china busca un camino de apertura para sostener y cultivar una economía mundial abierta.