Tipo de cambio:

Compra: 3.281

Venta: 3.285


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 16

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Infarto cerebral

Cada vez se presenta con mayor frecuencia en los adultos laboralmente activos.

30/4/2019


Los accidentes cerebrovasculares cada vez son más frecuentes en el mundo y son los que mayor secuela de discapacidad dejan en la población laboralmente activa. Antes era común que se presentara en personas mayores de 65 años, hoy la situación es distinta. El sedentarismo, una mala alimentación y el ritmo agitado de vida han generado que cada vez se presente con mayor frecuencia en adultos jóvenes. 

Por ello es fundamental aprender a identificar sus síntomas para que la persona reciba un tratamiento temprano. Recuerde que el paciente que ha sufrido un infarto cerebral debe ser atendido durante las primeras cuatro horas y media de presentar los primeros signos, a fin de reducir el riesgo de mortalidad y de secuelas, dependiendo de la ubicación y tamaño del suceso. Entre más rápido sea atendido, mayores son sus probabilidades de recuperación. Aquí radica la importancia de aprender a distinguirlo.

El neurólogo Pablo Zumaeta, de la clínica Ricardo Palma, explica que la asimetría facial, dificultad para hablar o gesticular palabras, pérdida de fuerza en un lado de los brazos (no poder levantarlo) y falta de equilibrio o coordinación son las señales más frecuentes de que se está sufriendo de un infarto cerebral.

Atento a los factores

Las estadísticas indican que son más frecuentes entre las personas mayores de 65 años; sin embargo, la tendencia global revela que cada vez se registran más casos entre adultos jóvenes. Esto se debe a múltiples factores: presión alta, obesidad, sobrepeso, sedentarismo, tabaquismo, enfermedades cardiacas, diabetes, incremento de expectativa de vida de las personas, entre otros.

Para prevenir un infarto cerebral se recomienda seguir una dieta balanceada, a fin de evitar la formación de placas de grasa en venas y arterias, hacer ejercicios con regularidad, no fumar ni tomar alcohol y mantener controlada la presión arterial.