Tipo de cambio:

Compra: 3.286

Venta: 3.289


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 20

de mayo de 2018

Insomnio: cuando el sueño se va

Este es uno de los trastornos de cientos de personas que padecen estrés, depresión, ansiedad, entre otras perturbaciones.

El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño y es lamentablemente un trastorno cada vez más frecuente entre los peruanos. Para el psiquiatra Carlos Vera de Essalud, el insomnio es la falta de sueño debido al mal manejo de las emociones y nos explica que se manifiesta en dos fases.

20/3/2018


La primera es cuando no se concilia el sueño por malos hábitos (tienden a acostarse tarde) o preocupaciones, y la segunda fase cuando despertamos en la madrugada y luego no podemos dormir; algo que, por lo general, les pasa a los adultos mayores.

Múltiples dolencias

Las personas más propensas a sufrir insomnio son aquellas que están sujetas a cambios de turno; por ejemplo, tienen horarios de trabajo rotativos de día y de noche y esto a largo plazo altera el sistema inmunitario, lo que podría originar cáncer u otros problemas de salud que afecten drásticamente la memoria y los estados de ánimo.

Vera señala que este trastorno perjudica la salud física y mental, y afecta a los niños y adultos de cualquier edad.

Después de una noche de mal sueño, la persona está ansiosa, cansada, irritable, sube de peso, tiene problemas de apnea, baja el rendimiento escolar y laboral y está expuesta a sufrir accidentes por la somnolencia.

De no ser tratado a tiempo, el insomnio puede volverse crónico y eso, a su vez, acarrea varios problemas, desde hipertensión arterial, problemas metabólicos, envejecimiento precoz, cáncer de mama, de estómago, depresión crónica, entre otros.

Recomendaciones

Lo mejor que puede hacer es realizar ejercicios, relajarse, evitar comidas pesadas, no tomar café en la noche, escuchar música, impedir el uso nocturno de la tecnología y, en el último caso, visitar un médico.

Duerma de siete a nueve horas, ya que descansar bien garantiza un mejor estado de ánimo, aumenta la energía vital, despeja la mente, protege el corazón, ayuda a mantener un peso saludable y, sobre todo, alarga la vida.