Tipo de cambio:

Compra: 3.335

Venta: 3.340


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 19

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

REMEMBRANZAS

John Wayne: icónico héroe del salvaje oeste

Hace 40 años, el 11 de junio de 1979, pasó a mejor vida John Wayne, el actor estadounidense que dio vida a los más icónicos héroes del salvaje oeste estadounidense en el cine, un hombre que, para muchos de sus seguidores, debió ser inmortal.

9/6/2019


Javier Alejandro Ramos

Periodista

John Wayne nació en Iowa como Marion Robert Morrison el 26 de mayo de 1907 y falleció de cáncer en Los Ángeles, California, a los 72 años. Entre 1926 y 1930 apareció como extra en veinte películas, para luego protagonizar más de 140 filmes entre westerns, cintas de guerra y dramas románticos o de aventuras.

De andar desgarbado, la sonrisa sardónica, y siempre dispuesto a defender sus convicciones con los puños, los personajes que Wayne llevó al cine fueron entrañables, y se convirtió en uno de los intérpretes más queridos de directores y de sus compañeros de rodaje.

Políticamente se le consideraba un conservador y era conocida su posición anticomunista. “John Wayne es América”, rezaba un eslogan con el que se le presentaba en diversos eventos. El American Film Institute lo ubicó en la lista de las 100 estrellas de cine más importantes.

No fue un actor estupendo y estudioso como Laurence Olivier, Fredric March, Charles Laughton, Rex Harrison, James Stewart, Henry Fonda u otros de su generación. La Academia de Hollywood, empero, lo premió con un óscar en 1969 por la cinta del oeste True grit (Valor de ley) más como un homenaje a su trayectoria de 40 años que por el personaje que interpretó. Para entonces, ya se sabía que padecía la enfermedad mortal.

Wayne estuvo casado tres veces. Sus esposas fueron la española Josephine Alicia Sáenz, la mexicana Esperanza Bauer y la peruana Pilar Pallete. Tuvo siete hijos, pero solo Patrick, siguió su carrera.

En su amplia filmografía hay títulos imprescindibles en todo listado de películas clásicas, como La diligencia, Hombres intrépidos, La patrulla del coronel Jackson, El ángel y el pistolero, Fuerte Apache, Río Rojo, La legión invencible, El hombre quieto, Las arenas de Iwo Jima, Río Bravo, El Álamo, Los comancheros, El hombre que mató a Liberty Valance, La conquista del Oeste, El día más largo, Boinas verdes, El último pistolero y otras inolvidables. En varias fue dirigido por John Ford.

Con Wayne nació el género clásico y su heroico vaquero, los indios, la chica en problemas, el villano del pueblo y los soldados en su fuerte. Para los años 70 los estudios dejaron de producirlos y aparecieron algunos chispazos crepusculares como La pandilla salvaje de Sam Peckinpah o los spaghetti western italianos y españoles. Clint Eastwood lo resucitó con El jinete pálido y Los imperdonables, entre mediados de los 80 y comienzos de los 90. Sin embargo, lo hecho por John Wayne será por siempre memorable.