Tipo de cambio:

Compra: 3.270

Venta: 3.271


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 24

de mayo de 2018

Justicia ambiental en marcha

La inacción ante la minería ilegal durante años es un tema complicado de corregir por el impacto negativo que ha tenido en regiones como Madre de Dios. Hablamos de un panorama preocupante porque este delito ha generado otras actividades ilícitas conexas que solo pueden ser combatidas con una estrategia multisectorial y el establecimiento del primer juzgado especializado en medioambiente desde marzo es un primer paso.

10/2/2018


El Poder Judicial responde así al clamor de una región selvática afectada sobremanera por un delito que origina evasión tributaria de la venta de minerales extraídos de manera ilícita, contribuye a la trata de personas y la prostitución, crea condiciones para la explotación laboral de menores de edad expuestos a sustancias químicas sin ningún tipo de protección, deforesta en forma impune extensas áreas de bosque en perjuicio del medioambiente y origina enfrentamientos entre mafias rivales con el consiguiente cobro de víctimas mortales.

El trabajo que desarrolle esta instancia tendrá como base los procesos judicializados gracias a las denuncias e investigaciones realizadas por la Policía Nacional y el Ministerio Público, y su instalación forma parte de los compromisos asumidos para la protección del medioambiente plasmados en el Pacto de Madre de Dios por la Justicia Ambiental, que contiene el Plan de la Comisión Nacional de Gestión Ambiental del Poder Judicial.

Esta labor es necesaria por el inmenso daño causado a Madre de Dios. Basta con revisar algunas cifras de los ministerios del Ambiente y de Salud: el mercurio, usado en la minería informal, ya destruyó 32,000 hectáreas de bosques y envenena a 50,000 personas de esta región, mientras que el 99% de las operaciones que se realizan allí son informales.

La situación de esta región es sumamente compleja por su lejanía. De allí que la estrategia para erradicar estos ilícitos incluye también acciones complementarias como la interdicción contra los campamentos ilegales de explotación de oro en los ríos, pasando por la denuncia fiscal contra empresas de fachada de mineros ilegales, así como la inversión pública en el departamento de Madre de Dios para generar condiciones de desarrollo en otras actividades productivas que beneficien a la población.

La idea es recuperar una región con suficientes recursos para alcanzar niveles óptimos de prosperidad y desarrollo, gracias a su amplia biodiversidad y al interesante potencial de econegocios que posee. Así será posible que aquellos pobladores dedicados a la minería ilegal protagonicen una interesante transición a otros rubros más beneficiosos y con menor impacto sobre el entorno natural, como el cultivo de la castaña o nuez, la producción de servicios de alojamiento, turismo vivencial, turismo científico, servicios de organización y realización de certámenes nacionales e internacionales, además de iniciativas sobre tecnologías limpias, agroindustria, biocomercio, biotecnología, pesca y acuicultura amazónica, producción y comercialización de maderas certificadas, entre otros.