Tipo de cambio:

Compra: 3.274

Venta: 3.279


Año del diálogo y la reconciliación nacional
VIERNES 22

de junio de 2018

ENFOQUE

La educación en la productividad empresarial

En su primera exposición como ministro de Educación, Idel Vexler Talledo se comprometió a continuar con la reforma educativa y adecuarla a las necesidades y exigencias que requiere el país, rumbo al Bicentenario de la Independencia.

3/3/2018


Óscar Vizcarra Hidrogo

Consultor empresarial

Por ello, a días de iniciar este nuevo año educativo en sus tres niveles, debe tomarse en cuenta, como prioridad en la etapa formativa, los valores, principios y ética que todo ser humano debe aplicar en su conducta en la sociedad, para lo cual se han reforzado las materias de educación cívica y física que ayuden a lograr este propósito.

De igual forma, con base en lo expresado por el ministro, también debe tomarse en cuenta lo que requieren las organizaciones y empresas del país, para que los actuales y futuros ciudadanos estén especializados y eleven los rendimientos de las mismas.

Por tanto, se les debe brindar desde el inicio de su formación educación y capacitación integral de desarrollo que garantice una participación más eficiente y coherente en los quehaceres del país, mediante una articulación adecuada entre el colegio, institutos tecnológicos y universidades.

Sin duda, los profundos cambios que experimenta el mundo, tanto en el conocimiento, la inteligencia y la información, son, hoy por hoy, los pilares competitivos para nuevas oportunidades de desarrollo y de éxito.

Por ello, es importante que el Estado determine una política educativa integral desde la niñez, a fin de garantizar que las personas se adapten a las nuevas tecnologías, lo cual favorecerá la productividad en el trabajo y propiciará que las organizaciones sean más ágiles y competitivas.

Por lo tanto, la educación y capacitación de las personas juegan un papel preponderante en el impulso de los niveles laborales; por esa razón, deben guardar relación para que su participación sea más eficiente y coherente, y así aporte al desarrollo integral de nuestro país como forma de vida.

Por dichas razones, urge que el Ministerio de Educación establezca una coordinación adecuada con otros entes estatales y organizaciones empresariales para que en forma conjunta se brinde una educación y un entrenamiento adecuado, donde el adiestramiento y la capacitación sean los pilares de la eficacia y eficiencia en su producción laboral.

Además de lo señalado, podemos afirmar que una educación integral y la inversión en el sector forman no solo la despensa de trabajadores competentes que eleven el incremento de la productividad, sino que también favorecerán la cohesión social del Perú futuro ante un mundo cada vez más globalizado.