Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.243


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 21

de agosto de 2017

ENFOQUE

La mujer en el mensaje presidencial

Luego del mensaje presidencial del pasado 28 de julio y del cambio de la titular del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) quedan algunas dudas sobre cómo se continuará avanzando en la lucha contra la violencia y la desigualdad de género.

1/8/2017


Liz Meléndez

Casa Flora Tristán

Si bien es cierto que el Presidente se ha comprometido a enfrentar la violencia contra las mujeres; en el mensaje presidencial, la mención al tema se ha limitado únicamente al ámbito de la atención. Aunque ampliar el horario de la línea de orientación para casos de violencia (Línea 100) a 24 horas, así como progresivamente instalar la atención de los Centros de Emergencia Mujer (CEM) en las comisarías es sumamente importante, son medidas que tienen que ser acompañadas de políticas para garantizar la justicia, la prevención, cambios en la educación y el fortalecimiento de la transversalización del enfoque de género en el Estado.

Especialmente considerando que, en el último año, se han dado intentos de retrocesos en estos campos. Campañas nocivas como ‘Con mis hijos no te metas’, así como otras estrategias de sectores antiderechos que centraron sus esfuerzos en deslegitimar e intentar el retiro del enfoque de género de políticas y normas estatales, representan un riesgo en el camino para garantizar la igualdad y una vida sin exclusiones.

Por ello, hubiera sido fundamental que el Presidente, mediante su mensaje a la Nación, reafirmara el compromiso del Estado con la no discriminación, por medio de acciones para atender, prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencia y discriminación de género, las que afectan a las mujeres y a la población LGBTI.

Por otro lado, el cambio de la titular del sector –en un escenario de voces que plantean la fusión del Mimp con el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis)– también genera incertidumbre y preocupación. Sobre todo, porque la actual ministra de la Mujer ha emitido declaraciones que ponen en tela de juicio su idoneidad para dirigir una cartera que amerita especialización en derechos de las mujeres, igualdad y no discriminación; así como decisión para defender este ministerio como el principal ente rector de las políticas de género.

Esperemos que, con el pasar de los meses, las preocupaciones que han generado las voces sobre la fusión, así como los recientes cambios al interior del Mimp, se disipen y, por el contrario, se fortalezca a este sector con mayor presupuesto y condiciones para el ejercicio de su rectoría.

Esperamos para este nuevo año de gobierno un compromiso real, gestos y acciones concretas orientadas a defender la institucionalidad de los derechos de las mujeres, las políticas de género y una lucha frontal contra la violencia, la cual se debe centrar en la atención, la sanción y la prevención.