Tipo de cambio:

Compra: 3.266

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 25

de junio de 2018

APROXIMACIONES

La mujer en la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) fue un conflicto global a una escala sin precedentes, en el que murieron 70 millones de personas y participaron más de 100 millones de soldados. Sin embargo, los historiadores suelen omitir el papel de las mujeres en el campo de batalla y se limitan a destacar su enrolamiento como trabajadoras en las industrias de guerra, fábricas y granjas, así como en áreas de trabajo hasta entonces de dominio de los hombres.

2/6/2018


José Vargas Sifuentes

Periodista

Pero las mujeres fueron también francotiradoras, pilotos y espías, y construyeron armas, barcos, tanques y aviones. Estuvieron presentes en todos los ámbitos posibles: en el frente, zonas ocupadas y retaguardia. En las guerras de Atenas y Esparta en el siglo IV antes de Cristo hubo mujeres enroladas en los ejércitos profesionales, pero en esta guerra su presencia fue masiva y relevante. La urgencia de movilizar a toda la población hizo inevitable la expansión del papel de la mujer. En muchos países se les alentó a unirse a las ramas femeninas de las fuerzas armadas o participar en el trabajo industrial o agrícola.

En las naciones aliadas, miles de mujeres se alistaron como enfermeras que cumplieron funciones en las líneas del frente. Miles de ellas se unieron a las milicias de defensa en sus hogares y hubo un aumento en el número de mujeres que sirvieron en las fuerzas armadas, sobre todo en el Ejército Rojo de la Unión Soviética. Muchas mujeres sirvieron en las resistencias de Francia, Italia y Polonia, y en el Special Operations Executive del Reino Unido y la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos.

Por contraste, otras, llamadas “mujeres de confort”, fueron forzadas a la esclavitud sexual en el Ejército japonés antes y durante la guerra; dos millones de mujeres judías y gitanas murieron en el holocausto y fueron utilizadas sexualmente en los campos de concentración. Otras miles de alemanas (llamadas “novias de los nazis”) fueron violentadas por tropas rusas y estadounidenses durante la ocupación del territorio germano al final del conflicto.

Las francesas fueron las primeras en padecer la oleada de violencia. Las jóvenes que se enamoraron de un soldado alemán o tuvieron alguna relación fueron arrastradas por las calles y tras recibir una tunda les cortaron el cabello o se lo arrancaron.

Más de mil francesas fueron rapadas, incluyendo el pubis, y luego exhibidas desnudas por las avenidas de París.

Con la liberación de París, el 25 de agosto de 1944, y la entrada de Charles de Gaulle, el territorio galo quedó libre del Tercer Reich. Los gaullistas iniciarían una de las mayores matanzas, en un período llamado “de depuración”.

En pocas palabras, las mujeres cumplieron un papel importante en la guerra y también fueron víctimas, pero sin su valiosa contribución, no se hubiese ganado la guerra.