Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 25

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

La Noche de los Cristales Rotos

Entre la noche del 9 y la mañana del 10 de noviembre de 1938, hace 80 años, se produjo en Alemania y Austria un incidente planeado por los ideólogos nazis para consolidar su hegemonía política y económica en Europa. Se llamó la Noche de los Cristales Rotos, y marcó el inicio del Holocausto. En apenas unas horas, se detuvieron y destruyeron las propiedades de unos 35,000 judíos.

11/11/2018


Javier Alejandro Ramos

Periodista

Los encargados de los ataques, que consistieron en linchamientos, detenciones arbitrarias, incendios provocados y destrucción de los negocios judíos como de sus sinagogas, fueron los milicianos de las SA, organización conocida también como los Camisas Pardas, siguiendo órdenes del entonces canciller del Reich, Adolf Hitler, y bajo la organización de su asesor propagandístico, Joseph Goebbels. Participaron también las Juventudes Hitlerianas y la Gestapo.

La acción se basó en un engaño. Hitler y Goebbels culparon de un complot al total de la población judía por el crimen de Ernst Vom Rath, quien era secretario de la embajada alemana en París. El criminal acusado fue un joven polaco llamado Herschel Grynszpan.

Y el pogromo, como se conoció a este bárbaro suceso, en alusión al término ruso que indica agresiones multitudinarias, sean espontáneas o premeditadas, dejó las calles repletas de vidrios rotos pertenecientes a los escaparates de las tiendas de los judíos, a quienes además se acusó de ser usureros que afectaban la economía alemana.

En la llamada Noche de los Cristales Rotos, cerca de un centenar de judíos fueron asesinados. Los miles de detenidos fueron llevados a campos de concentración en lugares apartados, y más adelante deportados a otros establecimientos similares en los países ocupados por el ejército alemán. Dachau y Buchenwald fueron dos de los principales destinos para ellos. Un millar de sinagogas fueron arrasadas con fuego, un centenar de ellas solo en la ciudad de Viena y se calcula en más de 7,000 las tiendas de judíos saqueadas y destruidas.

No obstante que los judíos alemanes estaban plenamente integrados a la sociedad de su país, hubo desde años antes del nazismo una serie de medidas antisemitas. Los más de 600,000 judíos en Alemania fueron acusados por Hitler y sus secuaces de ser responsables de la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial, y desde el Estado se ordenó el llamado Holocausto, la Solución Final, que habría primero que condenarlos al ostracismo y luego arrasarlos de la faz de esa nación.

El Holocausto judío perpetrado por los nazis causó un perjuicio social y económico incalculable, uno de los más terribles de la historia, sino el más cruento, y fue denunciado ante la Convención de Ginebra, a la par que se abrían procesos por crímenes de guerra contra los responsables.