Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 23

de octubre de 2017

La nueva presidencia del Congreso

Después de haber jurado el cargo, el nuevo presidente del Congreso, Luis Galarreta, se comprometió a desarrollar una gestión transparente, democrática, institucional y dialogante con los demás poderes del Estado.

28/7/2017


Como una manera de darle forma al contenido, ayer, en la sesión de instalación de la Legislatura Ordinaria 2017-2018, anunció la conformación de una agenda parlamentaria priorizada, que será elaborada junto con las bancadas y el Poder Ejecutivo.

Sin duda, se trata de dos anuncios bienvenidos porque sintonizan con las demandas de la ciudadanía, que reclama mayor cooperación entre los poderes del Estado; además, anticipa una nueva relación entre el Congreso y el Ejecutivo, ojalá, marcada por el diálogo y el consenso, sin que ello implique una renuncia al rol fiscalizador y el control político que tiene la representación nacional.

Pero también tenemos que valorar los esfuerzos de Galarreta por cambiar esa percepción de confrontación con el Gobierno, fruto de su labor como vocero principal de su bancada, en la primera legislatura. El congresista aclaró que son funciones diferentes, por lo que exigen tratamientos distintos.

El presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, también lo ha entendido así, y además de saludar la designación del parlamentario de Fuerza Popular, ha expresado que confía en el espíritu concertador de Galarreta, pues ahora es titular de un poder del Estado.

“Él tuvo un rol como vocero y ahora tiene un nuevo rol como presidente del Congreso, y nosotros siempre estamos dispuestos a coordinar, a trabajar de la mejor forma con el Congreso. Creo que vamos a abrir una nueva etapa de trabajo y estoy seguro de que va a ser muy provechosa”, afirmó el también ministro de Economía.

El pais espera que Galarreta cumpla una buena labor. Juega a favor la sensación de que este segundo año habrá más distensión entre el Ejecutivo y el Legislativo; la mayoría opositora en el Congreso ha entendido que el país reclama consensos, que no quiere obstruccionismo; además, la clase política está aprendiendo a tratar esta primera experiencia de tener un gobierno dividido, una fuerza liderando el Ejecutivo, y otra, el Congreso.

Asimismo, Galarreta es un político experimentado, honesto, con talante democrático y consciente de las funciones que debe cumplir como cabeza del Parlamento.

Es un buen inicio la propuesta de establecer una agenda priorizada, en la que también participará el Ejecutivo; su interés por llevar adelante una reforma del Sistema Nacional de Control, en línea con el objetivo del nuevo contralor, Nelson Shack, y su intención de modernizar el Congreso.

En conclusión, se espera que sea un buen año para las relaciones entre los poderes, de recuperación económica, que empieza a vislumbrar, lo que consolida la confianza que en julio del 2018 comentaremos sobre la recuperación del país y la responsabilidad de su clase política.