Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 11

de diciembre de 2017

HERRAMIENTAS PARA REDUCIR LA POBREZA

La revolución rural

Haku Wiñay/Noa Jayatai, el programa que beneficia a los hogares de las zonas rurales, cumple sus primeros 5 años. Delegaciones técnicas de países y organismos llegan para conocerla y adaptarla en su nación. Este año, el programa ha tenido la mayor inversión: S/ 250 millones.

13/10/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

La meta era conocer de primera mano la experiencia del programa social peruano del cual se habla en los foros internacionales, que, gracias a pequeños emprendimientos productivos, beneficia a los centros poblados y a las comunidades donde la pobreza tiene el apellido de “extrema”.

Esa fue la tarea de las misiones técnicas que llegaron desde Angola y Mozambique, a las comunidades del distrito cajamarquino de Namora. Ahí donde los “emprendimientos” como la crianza de cuyes y gallinas, y el sembrado de aguaymanto y otros cultivos, han permitido mejorar su economía.

Gracias a la cooperación internacional, el año pasado funcionarios ministeriales de Egipto y Kenia conocieron emprendimientos similares en comunidades altoandinas del Cusco, para tener otra mirada de los pueblos de pobreza extrema. En Colpa, por ejemplo, que por una década tuvo el rótulo del distrito más pobre del Perú, se redujo la anemia, la desnutrición crónica infantil, y la suma de dos emprendimientos (uno de fresas con tecnología de los fitotoldos) y otro de crianza de cuyes, permiten a un hogar hasta 1,600 soles mensuales extras en su economía. Y un hogar puede aplicar hasta cuatro tecnologías. Es decir, podría lograr alrededor de mil dólares mensuales.

Es lo que está haciendo el proyecto Haku Wiñay (sierra)/Noa Jayatai (selva) del Midis-Foncodes: variar completamente el entorno de estas comunidades rurales gracias a técnicas como los sistemas de riego tecnificado y producción de abonos orgánicos.

Referente internacional

“Haku Wiñay es ya un referente en las políticas de desarrollo”, explica Federico Tong, director ejecutivo del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes).

“Es un paquete completo que trabaja la generación de emprendimientos o negocios rurales inclusivos, la seguridad alimentaria, la mejora de la vivienda saludable y la educación financiera. Está permitiendo salir de la pobreza, de manera sostenible, a las zonas de pobreza y pobreza extrema”, explica.

Presupuesto en alza

Haku Wiñay/Noa Jayatai se inició en el 2012 con un presupuesto inicial de 11.4 millones de soles. El año pasado aumentó a 100 millones y este año se ha dado la mayor inversión en todo el quinquenio del proyecto: 250 millones de soles, presencia en 1,297 centros poblados de 21 regiones del país, beneficiando con atenciones a 152,304 hogares.

Tong adelanta que para 2018 se partirá de 200 millones de soles en el presupuesto. “Tenemos proyectado mantener este ritmo de inversión para los próximos años”, agrega.

Alianza público-privada

Sin embargo, se necesita cerrar la brecha de atención para 534,000 hogares focalizados. Por ello, la titular del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Fiorella Molinelli, promueve una gran alianza pública-privada.

“El Estado tiene una inversión acumulada de 750 millones (en el programa). La inversión será de más de 1,200 millones de soles hacia el bicentenario de la independencia. Los resultados del Haku Wiñay/Noa Jayatai ya se están viendo. Pero no podrá ser posible sin fortalecer una alianza pública-privada”, dice Tong.

Cuenta que ya hay interés de los mineros, el primer sector convocado por Molinelli durante el Perumin, realizado en Arequipa. Se espera que con esta gran alianza se cerrará la brecha de atención de 534,000 hogares.

Y la agenda del Haku Wiñay/Noa Jayatai continúa como sus siguientes metas fortalecer el programa, trabajar la segunda fase del mismo para el acceso a los mercados, por medio de las cadenas productivas, fortalecer la infraestructura complementaria y trabajar con el programa Compras Mi Perú del Ministerio de la Producción.

Una evaluación de impacto realizada en 2016 por Grade señala que gracias al proyecto, los hogares usuarios incrementaron en 33% sus ingresos por “servicios, comercio y otras actividades independientes no primarias”.

Otros proyectos

En noviembre, Foncodes presentará en Senegal, en un evento del Banco Mundial, la experiencia de la siembra y cosecha de agua, que en Apurímac ha beneficiado a 197 hogares y obtuvo el premio de Buenas Prácticas Públicas 2017. Es un proyecto que se ampliará, adelanta Tong, de acuerdo con una priorización de zonas.

Se han implementado 1,144 “casitas abrigadas”, sobre todo en la región Puno, y hay otras 1,100 casitas en el programa Mi Abrigo en cuatro regiones altoandinas del país, como parte del plan contra la helada y el friaje. Finalmente, el programa Agua Más, que mejora la infraestructura del agua en las zonas más alejadas, está presente en 13 regiones y ha logrado un presupuesto suplementario de 25 millones. Su cobertura y presupuesto se incrementará en 2018.

El dato

750 millones de soles ha invertido el Estado en Haku Wiñay entre 2012 y 2017.