Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.245


Año del Buen Servicio al Ciudadano
JUEVES 21

de setiembre de 2017

Lecciones del incendio

El incendio en la galería Nicolini, en la zona comercial Las Malvinas, en pleno Centro de Lima, y los hechos relacionados con su ocurrencia vuelven a indignar a nuestra sociedad, que reclama severas sanciones para los responsables. Han transcurrido más de 35 horas, y pese al esfuerzo heroico de nuestros bomberos, el fuego continúa consumiendo este inmueble. Este hecho ha sacado a relucir lo peor de la informalidad y el abuso.

24/6/2017


Y es que a las denuncias de informalidad, almacenamiento de material inflamable en una zona comercial y urbana, conexiones eléctricas peligrosas, y en general el desacato a la autoridad, la indignación es mayor cuando se conoce la existencia de talleres clandestinos donde jóvenes trabajadores eran encerrados con llave para evitar que salieran, bajo el pretexto que se podían robar los materiales.

Como bien lo ha calificado el presidente Pedro Pablo Kuczynski ayer, al momento de visitar la zona siniestrada, esa conducta resulta criminal, y solo puede provenir de personas inescrupulosas que no guardan ningún respeto, ni por la ley ni por la persona humana.

Ante esta situación, hay que saludar la rápida reacción del Ministerio Público, que ha dispuesto iniciar las indagaciones para establecer las causas del incendio e identificar a los responsables, además de determinar quiénes son los propietarios y administradores del establecimiento.

La fiscal María Hinostroza Centa, de la Sétima Fiscalía Provincial Penal de Lima, ha ordenado a la Policía la realización de varias diligencias, como la toma de manifestación del apoderado y gerente del local, y del jefe de Fiscalización de la Municipalidad Metropolitana de Lima.

Un segundo aspecto es la actuación de las autoridades municipales. Se ha informado que esta galería fue clausurada por la Municipalidad de Lima, pero la medida no fue acatada, y sus responsables impidieron el ingreso de los agentes municipales que llegaron para constatar el cierre.

El país reclama una sanción por esta desobediencia y exige a las municipalidades mayor responsabilidad en el cumplimiento de sus deberes, pues esta situación se puede repetir en otros puntos del país. No olvidemos siniestros anteriores, como el de Mesa Redonda, en el 2001, que ocasionó 277 muertos y medio millar de heridos.

Una mención aparte merece la acción del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, que, como siempre en este tipo de situaciones, cumple una sacrificada labor para salvar vidas y enfrentar las emergencias, con recursos limitados y a veces a riesgo de su integridad, como ocurrió en octubre del año pasado, cuando murieron tres hombres de rojo en un incendio en El Agustino.

El país reclama sanciones, pero, sobre todo, aprender de estas dolorosas lecciones. No podemos seguir lamentando pérdidas de vidas humanas o económicas en situaciones que pudieron evitarse.

Es necesario que maduremos como ciudadanos, como sociedad y como Nación; y tras la sanción, implementemos medidas que eviten repetir una dolorosa historia.

El incendio de Las Malvinas ha sacado a relucir lo peor de la informalidad y el abuso [...] la ciudadanía reclama sanciones para los responsables y firmeza de las autoridades para cumplir sus deberes.