Tipo de cambio:

Compra: 3.211

Venta: 3.217


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 17

de enero de 2018

Líder en expansión

2/1/2018


El Perú se ha convertido no solo en un país emergente, sino también en todo un ejemplo para otras naciones debido al éxito alcanzado en sus indicadores macroeconómicos y en la lucha contra la pobreza, tal como lo ha resaltado el Banco Mundial (BM). No es la primera vez que este organismo multilateral destaca el desempeño de la economía peruana, cuyos recientes indicadores revelan una recuperación expectante dentro del incierto panorama mundial.

Con esas buenas prácticas económicas, el BM mantiene su confianza en el Perú y ha previsto en su informe Perspectivas 2018 en América Latina que, según las cifras del Consensus Forescat, el PBI nacional crecerá 2.7%, en 2017, y 3.8%, en 2018. Con esos estimados, la nación continuará liderando la expansión económica en la región sudamericana, tal como lo ha hecho en el último lustro, debido a su buen manejo macroeconómico y mejor entorno mundial.

Como organismo especializado en brindar asistencia financiera y técnica para los llamados países en desarrollo, el BM ha manifestado que nuestro país exhibe enormes fortalezas a pesar de las dificultades internas y externas, incluyendo la caída del precio del cobre. Si bien es una de sus principales exportaciones, la disminución de su costo no afecta las perspectivas de desarrollo debido a las políticas macroeconómicas y a una sustancial riqueza de materias primas.

La proyección de crecimiento económico del Perú no solo se explica por el boom de los precios de esas exportaciones, sino también por el esfuerzo realizado en los últimos 15 años que se ha caracterizado por el establecimiento de un marco de políticas económicas sólidas, estructura que le ha permitido al modelo peruano sortear con éxito dramáticas caídas bursátiles, la reducción del costo de los metales y un negativo entorno económico de la región sudamericana.

El BM anteriormente ha reconocido las metas alcanzadas por el Perú. Por ejemplo, destacó la reducción de la pobreza y que las cifras logradas sean las más elevadas en América Latina, convirtiéndose en un paradigma por la inversión en programas sociales, el mejoramiento de servicios públicos, la modernización del modelo educativo, la ampliación del seguro de salud y el diseño de diversas estrategias para acabar con las carencias de la población postergada.

Esto último incluye diversas actividades multisectoriales que han logrado óptimos resultados y que han merecido elogios de otros organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco de Desarrollo de América Latina, entre otros. Es cierto que aún quedan retos para el futuro, pero los progresos son considerables y la línea de continuidad es importante porque la suspensión de las estrategias puede acarrear un retraso innecesario en perjuicio de los peruanos.

Por ello, es necesario adoptar medidas contracíclicas que, a fin de continuar con los buenos indicadores y potenciar el aparato productivo y exportador, generen mejores condiciones para el país en su conjunto.

Como organismo especializado, el BM ha manifestado que nuestro país exhibe enormes fortalezas a pesar de las dificultades internas y externas, incluyendo la caída del precio del cobre.