Tipo de cambio:

Compra: 3.286

Venta: 3.289


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 20

de mayo de 2018

MANOLO ROJAS. IMITADOR

“Me falta mucho por concretar”

Con 28 años de vida artística, imitador señala que tiene temas pendientes por resolver.

11/3/2018


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Está en la plenitud de su carrera artística, no en vano a diario lo escuchamos en el programa radial Los Chistosos, lo vemos interpretar a un villano en la telenovela Ojitos hechiceros, los fines de semana en el espacio de humor de un canal local; y, por si fuera poco, el próximo jueves estrenará su primer protagónico en el cine con la versión peruana de la aclamada cinta argentina El manual del pisado.

Manolo Rojas no se envanece, para él parece que fue ayer que comenzó su tránsito en el arte de la tele. Sin embargo, ya pasaron 28 años.

Mucha agua corrió bajo el puente y entendió que debía ampararse en la calma; hoy se muestra renovado y dispuesto a comerse el mundo.

–¿Pensaste protagonizar tu propia película?

–No me lo esperaba. Ayer veía el tráiler y me dije qué honor. Me conmoví. Recuerdo que el director, cuando me hace la propuesta, me dijo que ya me tocaba protagonizar una historia. Que era mi momento.

–Y sientes que luego de esto, ¿hay más?

–Me falta mucho, quiero concretar lo pendiente para mis hijos y mis dos nietas. No me quiero ir de este mundo aún. Mis nietas han llegado para darme una motivación especial, diferente. Ser abuelito es más que ser padre, eres capaz de quitarle la chamba al mismo ángel de la guarda para protegerlas.

–Tu vida ha cambiado radicalmente.

–Totalmente. Si uno quiere reconstruirse, todo se puede. Pero sino, así venga un pastor o un psicólogo, no lo haces. Antes tomaba y me divertía mucho y ese mundo es como un círculo vicioso que te atrapa. Un día dije no más. Ahora me levanto temprano, solito, y con mi hija, que es instructora de ejercicios, hago mi rutina y corro en el parque. Mi vida ha cambiado mucho.

Nuevos vientos

Ese cambio positivo en la vida de Manolo le permite hoy disfrutar y conmoverse con el talento de su hijo, quien sin proponérselo podría seguirle los pasos en la imitación.

–¿Esperabas que te siga los pasos?

–No lo pensé. Él este año acaba su carrera de Relaciones Internacionales en la USIL y le dije que estaba para apoyarlo si decidía inclinarse por la imitación. Tiene talento, conversamos mucho de sus sueños y así nos quedamos hasta las tres de la mañana sacando voces. Me ha sorprendido, pero le he dicho que vaya despacio, aunque él es muy persistente. Cuando quiere algo, no para hasta lograrlo.

Manolo, más reflexivo, confiesa que atravesó momentos duros ante la súbita enfermedad de su madre.

“Le detectaron cáncer de mama. Luego de su operación, está en tratamiento y sobre la experiencia solo puedo decirles que cuiden a su familia. Tengo que agradecerle a su doctor, Lewin Ramos, un ángel de Essalud, no solo con mi mamá, sino con todos los pacientes a los que atiende con su gran corazón”.

–Te golpeó fuerte lo de tu mamá.

–Muchísimo. Ella hace gala de mucho sarcasmo, siempre bromista. Quisiera que se quede conmigo aquí en Lima, pero ella se va a Cañete a ver a mis hermanos y a los patos y pajaritos que tiene allá. Pasé momentos muy difíciles con ella, es un secreto que recién revelo.

–Contigo hay un tema pendiente, la música.

–Me encanta y, sobre todo, me relaja. Además, es una pasión que me ha acompañado siempre en mis momentos felices o de tristeza. El disco se llama Mixtura musical y ahí he volcado mi inspiración como compositor. Estoy registrado en la Apdayc y, no es que me crea el gran compositor, pero ahí vamos con los temas en género salsa.

Manolo, junto con Los Chistosos, celebrará el 18 de marzo los 25 años de la creación del humor en el Parque de la Exposición. “El tiempo vuela y aquí estamos. Hay Manolo para rato y qué alegría estar con mi arte no solo en la radio más importante, sino también en un canal fuerte, donde aprecian mi trabajo”, concluye.