Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 25

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. EDID AURORA CHUMACERO HOLGUÍN

“Me identifico con la zona rural”

Le gustaría ser enfermera de un hospital público al terminar su Serums.

6/3/2019


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe




Perfil. Es enfermera del Centro de Salud Pueblo Nuevo de Maray, en Morropón, Piura, y fue reconocida recientemente por la ministra de Salud, Zulema Tomás, por su entrega al trabajo y vocación de servicio, pues tuvo que cruzar el río Piscán, cuyo caudal se incrementó por las lluvias torrenciales, para atender a una gestante que dio a luz en su caserío.

La imagen de los atardeceres templados en su natal Tacaypampa, en Ayabaca, aparece cuando recuerda su niñez. A Edid Aurora Chumacero Holguín le roban la sonrisa el matagente, kiwi o las escondidas que jugaba con sus amiguitos del colegio luego de clases. Inclusive sus deseos de ser monja, inmediatamente inhibidos por su madre, los rememora con cariño, pues hoy su labor de enfermera ocupa su tiempo porque su prioridad es salvar vidas.

Es serumista del Centro de Salud Pueblo Nuevo de Maray, ubicado en el distrito de Santa Catalina de Mossa, Morropón, Piura. El establecimiento tiene asignada una población de 1,600 habitantes que viven en los ocho caseríos ubicados en su ámbito de acción.

Para las familias de cada uno trabaja Edid Aurora, una joven de 26 años, madre de una niña de 6 y pareja de un hombre que respeta y la estimula en su trabajo. Ella vive para atender, cuenta, sobre todo a los más pequeños, a los niños menores de 11 años.

“A ellos me dedico, veo su crecimiento y desarrollo, cómo va su psicología, si reciben alimentación adecuada de sus mamitas para evitar desnutrición crónica o anemia. Trabajamos con registros; así que si no llegan a la consulta cuando les toca, vamos a buscarlos a sus casas”.

Y sus hogares no quedan cerca, no. Algunos caseríos quedan a dos o tres horas del centro de salud, así que las mamás con sus hijos, las gestantes o adultos mayores invierten ese tiempo ida y vuelta. Cuando no llegan a sus controles, el personal de salud los busca en sus casas.

Primero la vida

Es lo que ocurrió el 13 de febrero. Ese día, Edid Aurora, hija de agricultores de Ayabaca, decidió visitar a doña Alejandrina para saber en qué condiciones de salud estaban ella y su bebe, que dos días antes había nacido.

Por la crecida del río Piscán, Alejandrina no acudió al establecimiento de salud para dar a luz. Era un riesgo que lo hiciera. El Minsa ha establecido que en las zonas rurales es una obligación que la gestante cumpla con su parto institucional para evitar la mortalidad materno-perinatal.

“No fue al servicio, así que decidí tomar el toro por las astas y visitarla. Nos habíamos enterado de que había dado a luz dos días antes. Salimos a las dos de la tarde y llegamos como a las cuatro. El trayecto lo hicimos a pie porque no contamos con movilidad para trasladarnos”.

Al recién nacido lo bautizaron con el nombre de Isaac, el de “la sonrisa de Dios”, el optimista, el alegre. Él y su mamá fueron atendidos y evaluados como correspondía. Edid Aurora manifiesta que ese viaje lo volvería a hacer porque así entiende su trabajo.

“Es nuestra labor atender con amor a los pacientes. Estoy convencida de eso. Por eso mi deseo es seguir trabajando en la prevención, para ayudar a las personas que viven experiencias extremas y necesitan ser educadas para mejorar sus vidas. Me identifico con la gente rural”. Edid es mujer del campo.

Hoja de vida

Es enfermera formada en la Universidad Católica de Los Ángeles de Chimbote (sede Piura-2016).

Trabajó como enfermera en el Consultorio Médico Municipal de Ayabaca (2017-2018).

Es serumista del Centro de Salud Pueblo Nuevo de Maray desde mayo del 2018 hasta mayo del 2019.

Le interesa especializarse en Pediatría, Geriatría y emergencias.