Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 22

de octubre de 2017

Memorias negociadas

Atom Egoyam, homenajeado internacional del Festival de Cine de Lima, señala que sus películas intentan explorar cómo va cambiando la percepción del pasado.

7/8/2017


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Hasta hace dos años Atom Egoyam no conocía Turquía, el país del que hace unas generaciones salió su familia junto con numerosos armenios. Se había hecho el propósito de no hacerlo, pero por un compromiso con una amistad cambió de parecer. Este fin de semana, en Lima, comentó al Diario Oficial El Peruano que no descarta volver para ir al pueblo de sus abuelos.

Este cineasta, nacido en Egipto y educado en Canadá, reconoce que tiene en la narración del pasado una de sus obsesiones. Tanto es así que en esta, su primera visita al Perú, aprovechó un momento libre para conocer el Lugar de la Memoria.

Pasados compartidos

El cineasta indicó que para él “la memoria es negociada” y que no siempre se ajusta a lo que realmente pasó. Explicó que el recuerdo se va adaptando a las necesidades del presente. No es casual que su más reciente película se llame Remembers (traducido en cartelera como Recuerdos secretos) y que trate de un anciano que no recuerda su papel exacto en el Holocausto nazi.

Sobre la singular historia que narra en este filme, comentó que se inspira en una novela francesa poco conocida. Sin embargo, resaltó que hay más facilidades para abordar el genocidio cometido por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial que otros del siglo XX, pues este es un tema globalmente conocido.

Egoyam confesó que él creció como un joven canadiense más y que recién a los 18 años, en la universidad, tuvo contacto con otros muchachos como él miembros de la diáspora armenia. Varias de sus cintas reflejan este descubrimiento de su identidad.

Entre las más conocidas está Ararat. El director refiere que algo que le interesó evidenciar en ese filme es cómo también desde el lado turco hay problemas para hablar del pasado compartido.

Reveló, además, que es lector de Orhan Pamuk, el premio Nobel turco. Subrayó los problemas que ha tenido que afrontar este escritor por referirse al llamado genocidio armenio.

Pero más allá de ello, recordó con admiración la novela El museo de la inocencia, en la que se narra un romance de varios años. “En Estambul se ha hecho un museo sobre ese libro”, mencionó el cineasta, a la par que recomendaba su visita.

Musa y esposa

Arsinée Khanjian, actriz canadiense de origen armenio nacida en Líbano, también participa del Festival de Lima. Ella es cónyuge de Egoyam y una frecuente protagonista de sus películas. Comentó al Diario Oficial El Peruano que tiene sus dificultades para trabajar con su pareja, pero que no es imposible.

Refirió que hay cierta complicidad al emprender proyectos juntos y que se complementan. Sin embargo, reveló que está por emprender su primera experiencia como directora en Jerusalén. Ella participará en un proyecto colectivo sobre esta ciudad, en el que también están involucrados el estadounidense Todd Solondz, el iraní Mohsen Makhmalbaff y la brasileña Anne Muylaert.

Adelantó que su parte será retratar el lado armenio de esta ciudad sagrada. “Nosotros fuimos los primeros en acondicionarla para las peregrinaciones”, recordó.

Dato

Prepara una película sobre el barrio chino de San Francisco.